Mientras muchos ignoran la importancia de reconocer los elementos de la comunicación, estoy convencido de que su influencia es inconmensurable.

Advertisement

Partiendo de que la esencia del ser humano se relaciona con una personalidad comunicativa, a cada segundo, se interactúa con estos elementos. Como consecuencia, toda nuestra vida se determina por cómo manejamos cada uno de ellos para atender todas las áreas de nuestra existencia.

Lo que me digo a mí mismo

Algo importante que debo aclararte, es que la comunicación puede seccionarse en dos importantes áreas. De manera que contamos con una comunicación interna (intrapersonal); donde somos nosotros mismos quienes a menudo intentamos reflexionar sobre algún tema.

Inconscientemente vivimos en ella, cuestionando y respondiendo interrogantes que pretenden solucionar determinado tema. O en su defecto, van tejiendo una serie de creencias que modelará nuestra conducta.

Una manera práctica de entenderlo es indagar sobre lo que me digo a mí mismo.

Lo que comparto con los demás

Adicionalmente, nuestra cualidad humana más característica es la de socializar. Y esta involucra compartir tanto experiencias como “mensajes”; de manera que se abre paso a la constante comunicación externa o (intrapersonal)

Así que casi de manera automática nos desenvolvemos en dos campos infinitos de interacción y flujo de información; el universo interno y la sociedad externa. Pero en ambos casos, el proceso comunicativo comprende los mismos elementos, de los que si se omitiera alguno, la comunicación carecería de sentido.

El objetivo de comunicar

Si alguna vez te has detenido a pensar sobre por qué intentas decir una cosa u otra, habrás notado que todo se trata de un solo principio: compartir, comprender y responder.

Sin importar el contexto que pretendas examinar, el objetivo de lograr una comunicación radica en entregar un mensaje; que este cuente con una estructura tal que permita la compresión de cierto tema y que a su vez estimule una respuesta recíproca del mensaje.

Te interesará  ¿Qué tipos de organización existen?

En ese sentido, quiero mostrarte cuáles son los elementos de la comunicación y cómo hacer uso efectivo de ellos. Lo que importa es que puedas ser cada vez más preciso a la hora de transmitir una idea y eso te acerque más al logro de tus planes.

La idea a comunicar

En primer lugar, todo proceso comunicativo comienza con la necesidad de compartir una idea. Y esta se conforma por dos elementos estrechamente relacionados, pero no tan comprendidos.

Por una parte, encuentras la idea en su estado puro con el nombre de mensaje. Pero como el proceso implica extraer un pensamiento para transmitirlo a otros individuos, es necesario establecer un código. De esta manera, cuando todos los involucrados manejan el mismo código, el mensaje se transmite con eficiencia.

Y cuando eso ocurre, de manera natural aparece un tercer elemento denominado retroalimentación. El cual no es más que la respuesta a la idea transmitida.

Cabe destacar que el código es en esencia, el lenguaje a utilizar. Pudiendo ser el idioma de una región, o leguajes alternativos, como los diseñados para los discapacitados; quizás hasta las interpretaciones de las mismas palabras según la apreciación cultural de ambos individuos.

Hoy en día, uno de los problemas más grandes en la comunicación, es que las partes que interactúan no manejan los mismos códigos. Y como consecuencia, no se entienden.

Te interesará  Tarjetas virtuales una alternativa segura para tus compras OnLine

Partes y conmutación de roles

Bien, si se cuenta con una idea a compartir, deben existir al menos dos partes que interactuarán con dicho mensaje. Pero dependiendo del rol en el proceso reciben nombres diferentes, siendo una parte el emisor, y del otro lado el receptor.

Ahora bien, ya que el proceso implica transmisiones de ideas, respuestas y nuevas ideas, estos roles conmutan entre sí; es decir, los papeles de emisor y receptor cambian a una velocidad impresionante. De hecho, si quieres observarlo de manera consciente, solo analiza la forma en que se produce una conversación común.

Incluso, cuando se habla de una comunicación intrapersonal, se sostiene la idea de que se habla con dos “yo”. Me pregunto, me respondo.

Los medios y la forma

 Teniendo en cuenta la idea y quienes la compartirán, los únicos elementos de la comunicación que harían falta son los medios por donde se efectuará.

Desde ese punto de vista es necesario separar esos elementos considerando 3 factores.

  • El canal
  • Contexto
  • Y el ruido

En ese sentido tenemos un medio por donde viajará la información, pudiendo establecerse como medios visuales, auditivos o kinestésicos. El cual a su vez se encuentra en un conjunto de situaciones que condicionarán el mensaje y que además está expuesto a la interferencia de agentes externos.

Permíteme ilustrarlo.

En una emergencia familiar, recurres al móvil para llamar a tus padres, pero la telefónica está presentando fallas de señal en la zona donde te encuentras.

  • Canal: llamada a través del móvil
  • Contexto: urgencia familiar (entra en juego el aspecto emocional y la premura)
  • Interferencia (o ruido): no hay buena señal para comunicarse
Te interesará  ¿Qué necesitas para emprender?

Aplicación práctica en los negocios

En cualquier área de nuestras vidas, incluida los negocios, la efectividad de la comunicación puede acercarte al éxito o alejarte de él.

Se conoce, que la influencia es resultante (en gran medida) de aplicar con excelencia las habilidades comunicativas. Lo que significa un manejo casi perfecto de los elementos de la comunicación.

Pues si lo analizas y detallas a profundidad, puedes entender la raíz de las relaciones (personales y/o profesionales) tanto tóxicas como exitosas. Por ejemplo, resolver un problema partiendo de la aclaratoria del código por el cual se comunicarán las ideas, ahorraría muchos dolores de cabeza.

Así mismo, la comprensión de los elementos de la comunicación, te dará siempre una ventaja elocuente al momento de manifestar algo. Tanto en posiciones de liderazgo como en cualquier otra, poder comunicar con efectividad te permitirá tomar las riendas de las situaciones y resolver con rapidez los inconvenientes.

Ahora bien, lo mejor que puedes hacer en tu entorno es aprender cómo aplica esto en tu vida cotidiana y luego compartirlo con tu círculo. Pues si eres un excelente comunicador y tus interlocutores no, estarías desperdiciando tiempo y esfuerzo.

Al final, lo que importa es que la información fluya correctamente. Y eso significa que todos los elementos de la comunicación deben ser manejados con eficiencia.