Estoy convencido de que en algún momento, mientras cruzabas la calle te encontraste con una persona que buscaba que le respondieran algunas preguntas. A modo colaborativo con alguna causa, quizás hayas cooperado con el entrevistador, y entre los dos completaron la encuesta.

Aun así, es posible que tiempo después quisieras conocer realmente de qué valió todo aquello; a fin de cuentas ¿Para qué sirve una encuesta?

¿Método, técnica o instrumento?

Entender el uso de una encuesta implica definir a ciencia cierta, qué es. Me sorprende que algunos autores confundan tres conceptos como el método, la técnica y/o los instrumentos.

En primera instancia, el método comprende el contexto investigativo; es decir, el marco operacional. El cual definirá la técnica a utilizar y finalmente el instrumento. Evidentemente están conectados, pero no conforman una sola unidad.

Visto desde un punto de vista práctico, esta triada comprende una secuencia de macro a micro, del contexto al objeto específico.

Ahora bien, la encuesta en sí, forma parte del conjunto de técnicas de recolección de datos. La cual hace uso de un instrumento denominado cuestionario, a través del cual recibimos toda la información sobre determinado asunto.

Te interesará  NEURONA DE MARKETERO

Especificación de uso

En ese sentido, resulta sencillo entender que el uso específico de una encuesta, es lograr un acercamiento con un conjunto de individuos que representan a cierto nicho. A través de dicho acercamiento, se procura obtener una retroalimentación que nos facilite la toma de decisiones en un futuro cercano o una proyección.

Cabe destacar que esta técnica es una de las más efectivas para recopilar la interacción del mercado meta. Pero que hace un par de décadas, era una tarea muy difícil de aplicar.

Si lo piensas bien, imagina interactuar con una muestra de 5000 personas para recopilar la respuesta de 50 preguntas y no contar con internet. Solo pensarlo ya agota; sin embargo, gracias a las nuevas conexiones digitales, existen herramientas virtuales que te permitirán recolectar esa información en menor tiempo y con menor esfuerzo.

Por ejemplo, QuestionPro y/o Wufoo, los cuales te permiten crear tu propio cuestionario digital y difundirlo para obtener lo que necesitas.

Te interesará  Los momentos clave de la evolución del e-commerce

La efectividad de su instrumento

Pensar en para qué sirve una encuesta, sin duda nos lleva a cuestionar la esencia de su instrumento. En ella encontramos que los descubrimientos más importantes de nuestra existencia se han logrado solo a través de preguntas.

Ya lo comentaba Allan Pease, con su libro El Arte de Negociar y Persuadir; encontrar las respuestas correctas es la consecuencia de hacer las preguntas correctas. Por ello, en otra traducción, el mismo libro se titula La Respuesta Está En Las Preguntas.

En base a ello, el cuestionario (el instrumento utilizado para efectuar la encuesta), se vuelve una de las herramientas más poderosas. Cabe destacar, que si asumimos que la información obtenida a través de la encuesta será la base de las nuevas decisiones, entonces, más te vale, tener las respuestas correctas.

Advertisement

Por eso, he decidido regalarte una guía sobre cómo realizar una encuesta; de manera que minimices el margen de error y puedas lograr tus objetivos.

Te interesará  Lo que pasa en Internet en Tiempo Real

Espero que con esta lectura flash hayas comprendido de manera fácil para qué sirve una encuesta, y en caso de que tengas alguna duda, por favor déjame tu comentario.