Dentro de las bases conceptuales más importantes para una gestión eficiente de mercadotecnia, se encuentra sin duda el marketing mix. Una propuesta aceptada puesta en marcha por los mercadólogos de mediados del siglo pasado que no ha mermado con el paso del tiempo; por el contrario, ha evolucionado a la par del mercado.

Advertisement

Para 1950, los expertos en marketing comenzaron a compartir aportes significativos con respecto a su manera de ver el mercado. A raíz de ello, cuando se pretendía analizar una gestión de marketing, debía detallarse una larga lista de variables.

Pero en 1960, Jerome McCarthy diseñó un esquema que resumía la esencia de todas las variables. Desde su apreciación, el marketing era la mezcla homogénea de 4 aspectos que él denominó como las 4P’s del marketing; y de esa manera nació el marketing mix (mezcla de mercadeo).

Las 4P’s del marketing

Esta nueva categorización de variables comprende de manera práctica 4 rasgos fundamentales de toda estrategia de marketing.

  • Producto
  • Plaza
  • Precio
  • Promoción
Te interesará  Matriz de Eisenhower y cómo administrar tu tiempo

Para el contexto comercial en que se desarrolló este concepto, una buena estrategia partía del análisis completo de lo que implica un producto óptimo. Según sus características, tanto físicas como funcionales, el producto podría tener una entrada exitosa o no dentro del mercado; lo que por supuesto influye en el propósito de su lanzamiento y afecta directamente la rentabilidad de la empresa.

Una vez determinado el producto, debía encontrarse el mercado a conquistar, la plaza. En este punto, se determina dónde, cuándo y quién es el responsable o portavoz del producto/servicio en cuestión.

La siguiente etapa se enfoca en evaluar el precio al que se saldrá al mercado. Un punto delicado, puesto a que implica un factor hipotético; Determinar el precio ideal para tu producto es encontrar el punto máximo de dinero que tu cliente ideal está dispuesto a pagar por él. Considerando los rangos con mayores probabilidades de aceptación.

Y por último, el marketing mix establece que se debe estudiar detalladamente los medios y la manera en que se comunica al mercado tu propuesta de valor. Es decir, se determina cómo ha de manejarse la promoción de tu propuesta.

Te interesará  ¿La transformación del Marketing Tradicional?

Ciertamente, la teoría de las 4P’s del marketing mix, sigue siendo uno de los esquemas de preferencia de los mercadólogos actuales. Sin embargo, debido a los cambios que ha presentado el mercado en los últimos 20 años, algunos consideran que debe hacerse un ajuste en el enfoque.

Para los años 60’s, la mercadotecnia era impersonal, la segmentación era poco específica y la voz del cliente no era tan considerada; y actualmente, ocurre todo lo contrario. En ese sentido, para 2008 Brian F. acuñó un nuevo enfoque para el marketing; un concepto denominado 4E’s.

  • Experience (Experiencia)
  • Exchange (Intercambio)
  • Everyplace (Cualquier lugar)
  • Engagement (Evangelización)

Al aplicar este nuevo enfoque en la estrategia de marketing mix, se da prioridad a la interacción con el cliente; lo que siente, comparte, la accesibilidad a tu propuesta y cuánto se identifica con ella.

Cabe destacar que en los años intermedios, otros autores difundieron sus perspectivas dentro del marketing mix. Lo que nos recuerda que el origen de la “mezcla de mercadotecnia” yace en la organización y gestión de las múltiples variables del mercado. Estos conceptos son solo guías para simplificar el trabajo.

Te interesará  ¿Cómo desarrollar una ventaja competitiva?