En algún momento, siendo conscientes o no, hemos vivido las consecuencias de actuar sin saber qué es el marketing estratégico. Tenemos una idea “genial” y salimos a dar el todo por ella, pero curiosamente encontramos una fuerte resistencia en el proceso.

¿Es parte natural del proceso?

En cierta medida sí. Pero la verdad es que nosotros mismos terminamos exponiendo demasiado de un proyecto que carece de bases sólidas. Y consecuentemente agregamos más resistencia al proceso, sin necesidad.

Ahora bien, en virtud de refinar los objetivos y las actividades de la empresa, es necesario evaluar con precisión algunos detalles. Se debe crear toda una estrategia de mercadeo previa al lanzamiento de cualquier producto/servicio.

En otras palabras, en cada proyecto se debe pensar y diseñar antes de actuar. Y eso es lo que define al marketing estratégico.

Para entender un poco mejor de qué va todo esto, veamos un ejemplo práctico.

La estrategia para el nuevo portátil

Imagina por un momento que estás trabajando en una idea innovadora dentro del sector tecnológico. Un ordenador portátil con atributos nunca antes visto, adaptable a negocios, gaming y/o uso personal.

Te interesará  ¿Por qué es importante una encuesta?

Antes de la creación del nuevo producto, te has tomado el tiempo para evaluar el contexto competitivo de la empresa.

  • La situación actual con respecto a su cuota de mercado
  • El segmento que pretende dominar
  • Las necesidades particulares de dicho segmento
  • Qué ventajas competitivas puede desarrollar
  • Cuáles serían tus principales competidores
  • Qué hacen, cómo lo hacen, qué resultados obtienen
  • Qué soluciones puedes aportar al mercado
  • Cómo puedes asegurar una proyección a largo plazo
  • Otros aspectos similares

Ciertamente el proceso puede tomar un poco de tiempo, y si realmente quieres tener respuestas precisas, más te vale que así sea. En algunos casos la prisa no trae más que desastre.

Una vez puedas acceder a toda esa información ¿crees que podrías tomar mejores decisiones en el desarrollo del portátil?

¡Por supuesto que sí!

De esa manera, luego de aplicar la metodología investigativa del marketing estratégico, se abre la puerta hacia el marketing operativo. Que de hecho es al que estamos más acostumbrados.

Te interesará  Auge del marketing digital pospandemia: ¿Qué habilidades debe tener el marketero?

Haz la prueba; pregúntale a un grupo de emprendedores ¿qué estrategia de marketing te recomiendan para vender tu idea del nuevo portátil?

Seguramente comenzarás a recibir sugerencias sobre el diseño, la publicidad, el precio… Pero estos aspectos forman parte del marketing mix desde el lado operativo.

La mayoría actúa a la inversa; salen a vender lo que creen que es excelente, sin saber si realmente el mercado está dispuesto a aceptarlo. Y aunque no puedo decirte que está mal, considero que actuar de esa manera es elegir el camino más largo y difícil hacia la capitalización de las ideas.

Evidentemente la metodología del marketing estratégico requiere de inversión de recursos que no mostrarán resultados a corto plazo. Sin embargo, es la alternativa más segura para darle solidez al proyecto.

Tendrás la confianza de que trabajarás en función a lo que el mercado está demandando y de que harás algo que tus competidores no. ¿Qué otra cosa podría impulsar mejor tu negocio?

Te interesará  Cómo identificar el ciclo de vida de un producto