A pocos comerciantes les parece que trabajar en la definición de un mercado objetivo sea algo necesario para sus negocios. Mientras tanto, las grandes corporaciones invierten todos los años millones de dólares en conocer mejor a sus clientes. Así, ajustan sus estrategias y responden mejor a sus necesidades.

Estas corporaciones no hacen esas inversiones porque les sobre el dinero. Al contrario, lo hacen porque saben que el conocimiento profundo del mercado objetivo es la mejor base para tomar buenas decisiones en el negocio y la mejor garantía de que las acciones que van a poner en marcha van a tener los resultados que buscan.

¿Qué es el mercado objetivo?

También conocido como público objetivo, un mercado objetivo es un grupo específico de consumidores al que una empresa desea atraer y vender su línea de bienes o servicios. Puede definirse en términos de edad, género, orientación sexual, clase económica, etnia, religión o ubicación.

Este proceso de agrupación permite a las empresas crear perfiles del cliente típico que es probable que compre productos de la empresa, lo que a su vez proporciona la base para la creación de iniciativas de marketing y ventas que le permitan a la empresa construir una clientela en base a ese cliente demográfico.

La identificación de este mercado es muy importante para la operación a largo plazo de un negocio. Sin una comprensión clara de quién es probable que esté interesado en los productos ofrecidos por la compañía, es muy difícil tomar medidas de manera proactiva para conectarse con clientes potenciales.

Al definir las características básicas de un público objetivo determinado y luego identificar las formas en que la empresa puede satisfacer sus necesidades y deseos, el proceso de construir una base de clientes se vuelve mucho más fácil.

Te interesará  Las mejores marcas en redes sociales de Argentina.

Cómo abordar el mercado objetivo

Identificando su mercado objetivo

Segmentar su mercado debería permitirle identificar las similitudes entre sus diferentes grupos de clientes y las diferencias. Podrá comprender más claramente qué aspectos de su oferta apelan a cada uno de los grupos y adaptar su producto o servicio para que se ajuste más a sus necesidades.

Esto podría significar modificar su producto, o trabajar en la entrega, el servicio, la confiabilidad o algún otro factor que sea importante para ese segmento de mercado.

Encontrando y evaluando clientes

La investigación de mercado lo ayudará a comprender mejor las necesidades, los gustos y los hábitos de consumo de los diferentes grupos de clientes potenciales. Un análisis FODA lo ayudará a evaluar sus fortalezas y debilidades como negocio y a detectar las oportunidades y amenazas que se avecinan en su mercado.

Le ayudará a evaluar si está en condiciones de llevar a cabo una fuerte campaña de marketing y ventas con sus grupos objetivo de clientes. Significativamente, también le permitirá ver cómo se compara con la competencia.

Hacer que la segmentación de clientes funcione

La segmentación lo ayuda a diseñar nuevos productos, servicios y campañas de marketing para que los clientes le compren más. Al examinar a sus clientes existentes y segmentarlos en grupos, puede identificar quién gasta, qué, cuándo y cómo.

Llegar a compradores potenciales con un mensaje dirigido en el momento adecuado es clave para mantener el crecimiento de las ventas.