Por siglos, la moda ha sido una de las corrientes con mayor interés de las masas. No se trata solo de verse bien, sino de sentirse cómodos, y de alguna manera, ganar estatus. A medida que avanza el tiempo, parece que todo se transforma, pero el interés por la moda se mantiene.

Ahora bien, eso no significa que todas las marcas de ropa tengan la misma aceptación en el mercado. Como todo negocio, el éxito no está garantizado, y por ello, cuando se aprecia la trayectoria de las grandes marcas, es inevitable evaluar el esfuerzo que hay detrás.

Sin duda, la gestión de marketing que acompaña estas firmas es alucinante; incluso cuando se podría decir que ya están posicionadas, parece que mes tras mes demuestran un mayor interés por estar en la vanguardia del mercado.

Para gran parte de la población, estas marcas forman parte de su vida, prendas que todo el mundo conocería. Pero ¿Has pensado en todo lo que hay que hacer para lograr ese nivel de reconocimiento?

Veamos cuáles son las marcas más destacadas en la industria de la moda y aprendamos de los grandes, cómo se hace un buen marketing.

Te interesará  5 debilidades clave de seguridad en Android y cómo defenderse de ellas

Nike

Las alas de la diosa Nike son hoy en día, una de las marcas de ropa con mayor reconocimiento a nivel mundial. Ciertamente ocupa el mercado deportivo, pero en una sociedad que está más dedicada al confort, la ropa deportiva tiene una mayor aceptación dentro de la vida diaria.

Ahora bien, visto desde el marketing, el esfuerzo de Nike por mostrarse en los escenarios más importantes del mundo es lo que hace que sea imposible de olvidar. Sin embargo, más allá de usar la camiseta de tu equipo de fútbol favorito, es casi seguro de que en tu closet tienes algo de la colección Nike.

Con su lema Just Do It, esta empresa se ha ganado el corazón de millones, quienes inconscientemente sienten un nuevo ímpetu cada vez que usan la marca.

Adidas

Por supuesto, dentro del mismo mercado de indumentaria deportiva, no podríamos dejar de lado la participación de Adidas. Al igual que Nike, el logo de esta marca ha inundado los eventos más importantes del sector, pero a su vez ha construido un portafolio interesante de uso común.

Llamémosle así a esas prendas que puedes usar sin necesidad de estar en un torneo deportivo.

Te interesará  ¡No nos importa la cantidad de fans sino la calidad!

El marketing de Adidas también se enfoca en conectar con sus consumidores desde la motivación por alcanzar nuevas metas. Ser más competitivo y superar los obstáculos es algo que a todos nos gustaría, y esta marca de ropa se ha encargado de recordarlo.

Zara

Pese a todas las controversias que ha generado el imperio Zara, tú y yo estaremos de acuerdo con que es una de las marcas de ropa más influyentes en el mundo. Evidentemente se escapa del mercado atacado por Nike y Adidas, y se enfoca en una vestimenta más casual.

Lo curioso de Zara, es que además de tener diseños únicos y atractivos, cuenta con un equipo de profesionales que se han ocupado de vender la marca como prendas de prestigio. La ropa de Zara es elegante, sutil y aporta “clase” al consumidor.

Si somos objetivos, esta firma es el vivo ejemplo de que más importante que el producto, es cómo lo vendes. Sus campañas van acompañadas de un estilo particular que han hecho que la sensación de una categoría superior penetrara la mente de su audiencia.

Te interesará  Nuestra respuesta al COVID-19 definirá quienes somos como empresas

Por supuesto, su mercancía es de excelente calidad, pero además se ha trabajado la mente de la audiencia para percibirla con extras.

Gucci

Por otra parte, entrando a un territorio más lujoso, nos encontramos con Gucci, una de las marcas de ropa de mayor aceptación por parte de celebridades. Efectivamente, al ser una marca de este gremio, le es posible ofertar sus productos por precios que parecerían descabellados en otros escenarios.

Ahora bien, si evaluamos la mercadotecnia del equipo de Gucci, vemos un staff que se esfuerza por adaptar sus estrategias a los cambios del entorno sin perder la esencia de la marca. Por ejemplo, en el momento que no se pudo realizar el tradicional desfile de moda, se ingeniaron estrategias digitales para mantener la presencia.

Los amantes de Gucci no cambiarían la marca por nada, y es un nivel de fidelización que cualquier negocio desearía lograr. De hecho a su audiencia no le importa pagar un poco más por sus prendas, con tal de formar parte del grupo selecto que usa la marca.