Hoy en día es difícil imaginar cómo sería nuestra sociedad actual sin las redes sociales. Buscamos empresas y tiendas en Instagram, nos mantenemos informados en Twitter; hacemos negocios en LinkedIn y Facebook nos mantiene conectados a la red más grande de amigos.

En un principio ni Mark Zuckerberg creería que llegaría a tanto; pero su creación, conocida inicialmente como The Facebook, fue la llave que abrió las puertas a una nueva era en las comunicaciones.

Algunos le atribuyen el éxito de esta gran empresa a la suerte de Zuckerberg, y otros a su apalancamiento de contactos. Por otra parte, estamos quienes reconocemos la forma de aprovechar oportunidades de Mark; pero al mismo tiempo, sabemos que desde pequeño fue un prodigio digno de admirar.

¿Quién es Mark Zuckerberg?

A la fecha, este es uno de los personajes contemporáneos más acaudalados del mundo. A tan solo 37 años de edad, tiene en sus manos un verdadero imperio de las redes sociales; el cual, tiene como eje central Facebook Inc. y que posteriormente compraría Instagram y Whatsapp.

Cabe destacar, que este joven estadounidense, creció en una familia de profesionales de la salud. Pero particularmente él, manifestó un interés temprano en el mundo de las computadoras.

En su infancia, gracias a su obsesión por el tema, comenzó a desarrollar una aplicación de mensajería. La cual, sería utilizada por sus familiares y amigos; y gracias a su notable capacidad para entender cómo funciona la programación, sus padres decidieron darle un empujón extra.

Luego de varios programas creados exitosamente, la familia Zuckerberg acordaría contratar a un programador experimentado para tutelar al niño. Fue así como D. Newman se relaciona con el niño genio y orienta toda esa capacidad intelectual.

Te interesará  Cómo hacer un concurso de Facebook efectivo

Con el tiempo, Mark Zuckerberg demostró que la programación no era su único talento, sino que contaba con un perfil multidisciplinar. Por ejemplo, durante sus años de estudio, demostró excelentes habilidades de Esgrima; pero a pesar de ello, su mente seguía pensando en códigos fuente.

Años más tarde, Mark desarrollaría un reproductor MP3 gratuito y abierto que captaría la atención de Bill Gates y otras empresas. Desde entonces, supo que sus ideas valían millones y necesitaría aprender más.

¿Cómo nace Facebook?

Años más tarde, Zuckerberg se matricula en Harvard para estudiar programación y rodeado de mentes brillantes y acompañado de excelentes recursos su mente se expandió.

Luego de ganar cierta reputación de éxito con proyectos personales informáticos, Mark fue considerado por los gemelos Winklevoss para unirse a una nueva sociedad. El proyecto consistía en desarrollar una red que conectara la clase elitista de Harvard y les permitiera organizar eventos y acceder a información que ellos consideraban clasificada.

En otras palabras, crear el primer club digital de Harvard (y del mundo).

Pero tiempo luego de aceptar y comenzar a desarrollar su propuesta, Mark se retira de la plantilla considerando que podía mejorar la idea y llegar más lejos. Así que junto a E. Saverin, C. Hughes y D. Moskovitz comenzaron a trabajar en lo que saldría al mundo bajo el nombre The Facebook.

En principio, la red admitiría únicamente estudiantes de Harvard, pero gracias a su rápida adopción, decidieron conectarla con otras instituciones educativas. Al poco tiempo la empresa habría adquirido millones de usuarios conectados en todo Estados Unidos; y rápidamente se planteó la idea de la internacionalización.

Te interesará  ¡No nos importa la cantidad de fans sino la calidad!

Basta con mencionar que cuando logró presentar una plataforma de múltiples idiomas y la primera cuenta fuera de USA, no hubo manera de que no se expandiera vertiginosamente.

Así, lo que comenzó en 2004 como un pequeño experimento de desahogo para Mark, sería el proyecto que le cambiaría la vida.

En efecto, el proceso no fue de un ascenso ininterrumpido. Los hermanos Winklevoss acusaron a Mark de plagiar la idea de Harvard Conection (la red propuesta inicialmente) y la demanda le costó $65 millones a Zuckerberg.

Aun así, considerando que solo en 2005, Facebook había concretado una inversión externa de más de $12 millones, el pago de la demanda no sería otra cosa que una piedra en el camino.

Un monopolio de las redes sociales

Con el paso del tiempo y luego de finiquitar los asuntos legales, Mark Zuckerberg estudia el surgimiento de otras redes. En el proceso, Instagram, Whatsapp y Snapchat cautivaron la atención del prodigio de Harvard y comenzaron negociaciones de compra.

Por su parte, Instagram fue adquirida en 2012 tras concretar un pago de $1.000 millones. Mientras que Whatsapp entró en la familia de Facebook para 2014 tras pagar $19.000 millones.

Sin embargo, el proceso no resultó de éxito para Snapchat y tiempo después, la app de los mensajes efímeros fue perdiendo popularidad. Razón por la cual Mark decide implementar nuevas funciones en sus tres plataformas que brindaran la experiencia de la que no pudo comprar.

Te interesará  Top 5 Social Marketing Chile Mayo 2014

Por ejemplo los mensajes temporizados de Instagram, las Stories de Facebook e Instagram, los estados de Whatsapp; y una increíble interconexión entre las tres plataformas. Sin contar que años más tarde se desarrollaría el Business Manager de Facebook; el cual catapultaría los ingresos de la empresa ofreciendo la posibilidad de segmentar la inmensa red de contactos con fines publicitarios.

A la fecha, dudo que la ambición empresarial de Mark llegue hasta allí; durante los próximos años podríamos toparnos con avances alucinantes, de los cuales se estiman algunos proyectos interesantes.

El futuro de Facebook

Si existe un único factor que caracteriza a Mark, podríamos decir que es la Innovación. Al igual que otros visionarios como Steve Jobs, Bill Gates, Richard Branson u otros; Mark Zuckerberg no es el tipo de persona que se acomodaría en su nivel de éxito.

De hecho, considera que recostarse en el sillón es dejar una brecha abierta para que lo que construyó se desvanezca. Así que constantemente estudia nuevas posibilidades y futuras interconexiones de sus plataformas y las nuevas tecnologías.

No es de sorprendernos que dentro de poco el algoritmo de Facebook esté más abierto a la IA y al IOT. E incluso que se comience a trabajar sobre la tecnología blockchain u otro tipo de tecnologías de última generación.

En 17 años, Facebook no ha dejado de evolucionar y la verdad no muestra indicios de que vaya a estancarse o decaer. Contrario a ello, se prevé un futuro de infinitas posibilidades para Mark y su empresa.