Cuando se tiene una empresa o se inicia con un negocio siempre se busca comprender el comportamiento y las necesidades del público objetivo, con el fin de diseñar los productos o servicios de manera tal que tengan total receptividad.

Bajo esta premisa, se realiza una investigación de mercados con métodos analíticos y estadísticos para recolectar datos de los clientes y bajo sus hábitos de consumo o preferencias saber hacia dónde dedicar nuestros esfuerzos y recursos.

Estos informes nos ayudan a definir el propósito de nuestra marca, las campañas de publicidad y marketing, y fortalecer nuestro negocio. De hecho, la tecnología juega un papel fundamental pues, de manera online puede dirigirse a comunidades o focus group y realizar encuestas, entrevistas y más.

Por eso, hoy te traemos una guía de los pasos fundamentales para realizar tu estudio de marcado, bien sea con un presupuesto o desde cero.

¿Qué podemos conseguir con en este estudio?

Además de lo previamente mencionado, podemos minimizar cualquier riesgo de inversión, es decir, saber específicamente a cuál de nuestros aspectos comerciales debemos dar más atención para evitar nutrir alguno que ya sea sólido.

Asimismo, identificar las posibles amenazas y oportunidades, descubrir las fortalezas y debilidades tanto de nuestra empresa como las de la competencia, además de centrarse en las necesidades y demandas del cliente.

Pasos para un estudio de mercado

Una investigación de mercados conlleva procesos específicos para llevarse a cabo, por ende te damos una serie de pasos eficaces para su elaboración:

Definición del problema

Este paso es fundamental, pues se presentan los antecedentes y el análisis de la situación para entender de dónde surge el problema y generar múltiples interrogantes o hipótesis que el estudio resolverá. Con ello se establece cuál es la información que deseamos obtener y cómo será utilizada. En otras palabras, establecemos los objetivos, segmentamos el público y el lugar en el cual se realizará el estudio y establecer un lapso determinado.

La idea es redactar preguntas dirigidas a resolver el problema y que sean claras y entendibles, además de asegurarse de que la respuesta tendrá el nivel de profundidad que se requiera.

Diseñar la metodología

Hablamos de la estructura de la ejecución, donde determinamos el conjunto de técnicas a usar para el levantamiento de datos, desde el cuándo, cómo y dónde, así como el enfoque, las metodologías, el muestreo y los instrumentos a utilizar.

Te interesará  Técnicas de negociación para profesionales

Además, identificar si podemos extraer la información de fuentes secundarias (ya existentes) o si debemos ir a la fuente primaria (por nuestra propia cuenta).

Tamaño de la muestra

En este paso debemos tomar una pequeña cantidad de persona que cumplan con las características que nos interesan y necesitamos investigar, que reflejen con precisión lo equivalente a un grupo más grande, a esto se le conoce como muestra representativa.

Un extenso tamaño de la muestra no asegura que se represente con exactitud a la población total que necesitamos, pues, entre los aspectos a tomar en cuenta, las características geográficas, el género, edad, entre otras, nos ayudará a limitar el perfil de la muestra deseada y definir las variables que queremos. De caso contrario, la muestra no es representativa y tendemos un error de muestreo.

Realizar la recolección de datos

Lo ideal en esta fase es determinar un tiempo concreto para reunir los datos y saber qué es lo que se quiere obtener, teniendo claro los objetivos para saber qué método nos dará mejor resultado, bien sea de forma convencional (presencialmente) o a través medios electrónicos como correo, redes sociales, blogs, entre otras. Estos pueden ser:

Entrevistas: El desarrollo de ésta va a depender si es cara a cara, telefónica o digitalmente. Se debe tener en consideración que de ser alguna de las primeras opciones, se requiere tanto de personal que pueda y ponga especial atención a las preguntas a realizar, como de recursos económicos.

Observación: Es el método más exacto para estudiar el comportamiento actual, la cual puede ser directa (interactuando con el usuario sin intervenir o alterar el ambiente); indirecta (observa sin estar en contacto con el objeto de estudio);  participante (cuando el investigador interviene y debe formar para del análisis); y no participante (no interviene y no es tomado en cuenta para dicho análisis).

Encuestas: Es el más utilizado por tener la ventaja de recolectar grandes y múltiples datos de cada persona de la muestra. Sin embargo, quien la aplique debe estar bien capacitado para evitar errores durante la recolección, tomando en cuenta que los datos deben ser útiles y funcionales.

Actualmente existen muchas herramientas tecnológicas que nos facilitan la investigación de mercado, por lo cual te traemos una lista de opciones a las que puedes recurrir, que van desde sencillos formularios de Google para realizar encuestas, hasta herramientas más sofisticadas como IBM SPSS (programa utilizado analizar datos estadísticos complejos en las ciencias sociales).

Te interesará  Guía de planificación estratégica
  • SurveyMonkey: Permite realizar encuestas online a partir de una base de datos, con cuestionarios muy completos y variedad de diseños, permitiendo ver automáticamente los resultados, que generan gracias al alcance en todo el mundo para aplicar encuestas dinámica y económicamente.
  • Harvest Your Data: Mediante sus aplicaciones permite crear encuestas para móviles y tablets  con Android e IOS, para un número ilimitado de dispositivos, con costos muy bajos.
  • Datascope: También recolecta información mediante teléfonos, es de fácil configuración y sus tableros son dinámicos para ver y analizar los datos.
  • 2020 Research: Te da una amplitud de foros y comunidades donde puedes aplicar las poderosas herramientas que posee para una investigación cualitativa.
  • Question Pro: útil para el diseño, envío y procesamiento de encuestas on-line que tiene diversos tipos de preguntas y variables personalizadas, con mejores resultados y en tiempo real, además de generar reportes en diversos formatos.

Este tipo de estudios a través de las redes sociales permiten leer de forma inmediata y con gran espontaneidad los comentarios y opiniones de tus consumidores, donde también se pueden crear foros de discusión, comunidades, talleres, y más alternativas para la interacción con los clientes.

Control y análisis de resultados

Para tomar decisiones correctas nos basamos en estos registros de información, por lo que se debe procesar y analizar con diligencia y compromiso para actuar acorde a los resultados.

Aquí la información se segmenta y se verifica que esté completa, que tenga lógica y sea veraz (no inventada o suplantada por el encuestador), que se haya realizado los filtros correspondientes en cuanto al perfil del público objetivo al que se le realizó y que estén codificados.

Los datos obtenidos podrían ser cualitativos, y nos permitirá entender el punto de vista social, cultural y psicológico cuáles son las necesidades, preocupaciones y aspiraciones de nuestro cliente, qué información percibe sobre la empresa, cómo lo hace, opiniones escuchadas de otros al respecto, y cuál es su postura y actitud en cuanto a su propio criterio.

Te interesará  ¿Cómo hacer un cronograma de actividades para mejorar la productividad?

Realización de reporte

Con esto lograremos identificar las áreas a reforzar sobre nuestros productos o servicios. Clasificamos los resultados obtenidos de la investigación de mercados para diseñar un esquema que responda a los objetivos establecidos.

Lo adecuado, es seleccionar herramientas gráficas como documentos, videos o diapositivas donde se explique el proceso y las metodologías usadas, ilustraciones,  y otros elementos que permitan añadir conclusiones y generar estrategias a seguir.

Aplicar y optimizar tu negocio

No dudes en implementar las mejoras recomendadas, aplica nuevos segmentos del mercado, prepara lanzamientos de nuevos productos o servicios, establece promociones atractivas para los clientes, haz un seguimiento eficaz de tus ventas y    otras acciones que pueden aumentar el éxito de tu empresa.

Es sabido que todos estos pasos son llevados por expertos en el área que, al contratar, han de cobrar un precio adaptado al proceso. Sin embargo, con todas las actualizaciones y herramientas electrónicas de las que disponemos, es posible realizarlo sin una inversión o presupuesto para ello; por ejemplo:

  • Para tener mayor conocimiento de cuáles son los aspectos positivos y negativos de tu producto o marca puedes preguntar a amigos, familiares o contactos cuál es su criterio u opinión al respecto del mismo.
  • Lanzar encuestas en las redes sociales no resulta muy complicado, y menos con las opciones ya presentadas en esta guía o a través de tus redes sociales, pudiendo interactuar mejor con el público.
  • Estudia a tu competencia haciendo diferentes búsquedas en google con varios términos y sinónimos relacionados.
  • Puedes utilizar SimilarWeb para analizar tu página, ver las visitas y detectar otros competidores.
  • Utiliza el “Planificador de palabras clave” de Google para revisar el número de búsquedas y los costos que se pagan por anunciarse, además de comprobar el público que está ya interesada en tu producto o servicio en tu idioma y ubicación elegida.
  • Si estás en Facebook puedes utilizar la sección de “Estadísticas de público” con el Facebook Ads Manager (administrador de anuncios de Facebook) y analiza las audiencias.
  • O finalmente, tienes la opción de anunciar la idea de crear una campaña de recaudación de fondos para tu negocio, dependiendo del acuerdo o no del público, puedes emprender con libertad.

A fin de cuentas, la investigación de mercados nos ayudará a gestionar mejores decisiones para nuestra empresa.