Todos aquellos que estamos de una u otra forma involucrados en el área de marketing, nos jactamos de ser el centro gravitacional del cliente, del mercado y por lo tanto del éxito de las organizaciones. Consideramos la estrategia de marketing como el más potente tónico para la mejora de las organizaciones y el mantenimiento del mercado en un buen punto de ganancias.  Y es verdad, el marketing es netamente indispensable para que una organización alcance los objetivos que se plantea.

Sin embargo, marketing no es un área que trabaja por sí misma, porque por grandiosa, fastuosa, exitosa que resulte una estrategia, esta deberá ser indudablemente ejecutada por personas.  El corazón de toda organización es el factor humano, y como mercadólogos, debemos considerar algunos aspectos en nuestros tratos con los demás dentro de las organizaciones, sobre todo, en caso de que tengamos personal a nuestro cargo, si pretendemos que nuestra organización vaya más allá de lo ordinario, pues antes de lograr un reconocimiento y fidelidad  de nuestros clientes, debemos tener la de nuestros propios empleados.

A continuación te presento 5 de los muchos aspectos que deberás tener en cuenta, en el momento de tratar con el factor humano del área de marketing (y de toda la empresa, dicho sea de paso).

 

  1. Celebra los logros.

celebra los logros

No hay nada mejor como la sensación de victoria. El hecho de saber que se realizó algo y que el esfuerzo que uno puso en alguna tarea dio resultados positivos, es algo que motiva a continuar haciendo las cosas de la mejor manera posible. Cuando el reconocimiento de esos logros, es a muy largo plazo, el sentimiento de valía e importancia se puede ir difuminando. Es por eso, que aún los pequeños logros deben celebrarse. No con esto quiero decir que cada que se logre un pequeño objetivo se tirará la casa por la ventana, pero si es importante tener una sensación de éxito. Por ejemplo, si el departamento de arte, en una agencia de publicidad, termina su trabajo antes del tiempo solicitado para pasarse a la siguiente fase, darles la tarde del viernes libre. Esto no hará que nos atrasemos, ni me costará más dinero, pero si logrará transmitir un sentimiento de victoria a los involucrados. Las pequeñas victorias pueden ganar grandes guerras.

  1. Delega (Empowerment).

Los mercadólogos somos famosos por ser egócéntricos. Pensamos que Galileo se equivocó y que en realidad, el mundo gira en torno a nosotros. Ese mismo sentimiento, nos hace pensar en muchas ocasiones que somos los únicos capaces en nuestro equipo de trabajo de hacer las cosas como se debe. A pesar de asignar funciones a algunos de nuestros compañeros y subalternos, terminamos metiendo mano en todo lo que concierne a la campaña, al plan de medios, y a veces hasta a la botarga nos queremos Delegarmeter. Ese maldito estigma que  se ha formado entorno a ser “todólogos” o multitask nos ha hecho incapaces de confiar en el talento de otro ser que no seamos nosotros.

 

La realidad es que si no permitimos que los demás se involucren en las actividades que debemos desarrollar en el área de marketing, nadie ganará. Ni tú, ni tu equipo, ni tu empresa. Los resultados serán devastadores. Permite que todas las personas que trabajan contigo en la campaña publicitaria, en el desarrollo de un plan de marketing, al hacer una investigación de mercados o cualquier otra actividad del área se involucren de manera activa y es más, hasta que se equivoquen. Te invito a revisar la filosofía del empowerment, donde las personas son responsables de sí mismas y de su trabajo, teniendo los materiales y tecnología necesarios, preocupándose ellos por sus resultados (esto también tiene relación con la teoría X y Y de McGregor). Tus empleados serán más felices y tú, tendrás más tiempo libre y menos estrés.

  1. Las llamadas de atención.

Si hay algo que considero una bajeza total, es la de llamar la atención de un empleado enfrente de otras personas. Lamentablemente en varias ocasiones me ha tocado escuchar a “jefes” decirles a sus empleados el huevo y quién lo puso, dejando su dignidad para trapear.  Un aspecto fundamental a mi parecer, para que tu estrategias de factor humano funcione, dentro y fuera del área de marketing, es la de saber el tiempo y modo de hacer las observaciones disciplinarias a tus empleados.  Marketing es, en palabras de Jürgen Klaric, el área donde más errores hay. Si esto es cierto entoDisciplinarnces ¿te imaginas la cantidad de regaños  y faltas de atención a los que se puede hacer acreedor uno? ¿qué posibilidades hay de que estas sean hechas frente a otros compañeros o peor, frente a clientes? La solución radica en la inteligencia emocional de líder de proyectos.

 

Si eres el director de marca de una empresa  y la gente de tráfico extravió el material POP que se utilizaría en la campaña ¿cómo reaccionarías? ¿Pegarías de gritos? Es la reacción más natural. Sin embargo, el resultado de tu exabrupto comportamiento provocará más mal que bien. Un momento de desahogo de tu persona no vale la pena a cambio de un buen clima organizacional.  Recomiendo siempre que sea posible, llamar en privado a aquella persona o personas que incurrieron en alguna falta y de forma educada y calmada, comentarles las fallas que hubo, siempre centrados en la situación, no en la persona, hacerles saber el error y las consecuencias de sus actos, y en todo caso, las medidas disciplinarias que se deben aplicar. No es la más satisfactoria de las tareas, pero la gente agradecerá que respetes su dignidad y más aún, que se les permita crecer a través del error. El error no es malo, es uno de esos mitos creados como el Coco o la Llorona; errar es el origen de la creatividad.

  1. Recompensas justas.

¿Alguna vez has recibido una mala recompensa por un trabajo bien hecho? Seguramente sí, porque el mundo está lleno de injusticias. Sin embargo, no por eso tienes que pagar con la misma moneda con la gente que srecompensae encuentra laborando para ti. Si un copy  hizo un trabajo excepcional, o un diseñador dio justo en el clavo de tu idea, o un encuestador recolectó más datos que otros en menor tiempo, lo adecuado es que reciban una buena recompensa por ello. No estoy hablando de dinero – aunque nunca está de más – me refiero a un incentivo acorde a la ocasión. Las maneras de hacerlo son múltiples, y la creatividad como jefe puede aparecer en este punto: regalos, salidas temprano, reconocimiento público, una invitación a comer; en fin, el chiste es que no pase desapercibido y lo que se le dé sea sentido por el colaborador como algo acorde a su labor.

  1. Mete las manos al lodo.

El último aspecto de los muchos que ayudan a desarrollar una buena estrategia de factor humano, con repercusiones positivas en el área de mercadotecnia es predicar con el ejemplo. Un líder ausente, que nunca se compromete, que no sabe hacer el trabajo, jamás podrá inspirar respeto verdadero y admiración, indispensable para un trabajo en equipo colaborativo de éxito. Si crees que por el simple hecho de tenerun puesto más elevado que el resto de tus compañeros eres mejor, estás totalmente perdido. El trabajo en equipo inicia donde el líder comienza a hacer, no sólo a mandar. ¿Quieres que la estrategia de merchandising funcione? Visita el punto de venta y entiende las necesidades del espacio. ¿Te gustaría que los encuestadores tardaran menos en hacer el levantamiento? Ve un día a la calle y participa, en forma real, dándolíder guíate cuenta de los tiempos reales. A eso me refiero con meter las manos al lodo.

Recuerdo que mi papá desde niños  a mi hermano y a mí nos platicaba sobre su papá y su negocio. Mi abuelo era joyero, y mi papá desde muy pequeño se interesó en aprender el oficio. El día que se decidió a ir a la oficina a aprender, mi abuelo lo puso a barrer. Mi papá enojado, preguntó por qué lo ponían a barrer, si él, lo que quería era aprender a ser joyero, como su papá. Muy sabiamente el abuelo le contestó:

– “Para poder apreciar el trabajo de todos en la empresa, es necesario saber hacer de todo. Además, en el oficio de joyería, el materia que se cae es muy importante, por lo que, si no barres bien, es posible que pierdas material, y eso cuesta mucho dinero”.

Desde entonces, mi padre supo la importancia de entender todos los puestos en una organización, y saber hacerlos; si quieres saber mandar, debes saber obedecer, enseñanza que afortunadamente, nos pasó a mi hermano y a mí.

¿Qué te parecieron estos 5 elementos de factor humano como claves de éxito para tu estrategia de marketing? ¿Estás de acuerdo con ellos? ¿Qué agregarías? Te invito a que me lo cuentes en mi cuenta de Twitter @ArturoAlcazarD

 

Gracias por leerme y hasta la próxima.

 

La verdadera motivación viene del logro, desarrollo personal, satisfacción en el trabajo y reconocimientoFrederick Herzberg.

 

 

 

 

 

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!