Todas las personas; desde bebés hasta ancianos, buscan consciente o inconscientemente la satisfacción de ciertas necesidades a través del uso de bienes y/o servicios. Es decir, el ser humano, sin importar su edad ni condiciones de vida, es en sí, un consumidor.

Quizás, cuando evalúas el tema desde el ámbito empresarial, recurras a definiciones más técnicas. En ese caso, un consumidor es aquel individuo que intercambia sus recursos económicos con el fin de obtener un bien o servicio que satisfaga sus necesidades.

Sin embargo, debido a las diferencias tanto personales como del mercado en general, existen patrones de consumo distintos. Lo que sin duda afecta la manera en cómo operan los negocios.

Así que hoy quiero mostrarte con objetividad, lo más importante sobre los tipos de consumidores. Y espero, puedas evaluar a cuál de ellos pertenece tu cliente ideal, para que reformules tu estrategia de marketing.

Según la cadena de producción

Una de las maneras más generalizadas de entender los tipos de consumidores se basa en qué aspecto de la cadena de producción se relaciona con ellos. Es decir, si le echas un vistazo al cuadro completo, notarás que hay dos factores importantes:

  • La compra que precede una transformación
  • La compra que representa el uso final
Te interesará  México: home office impulsó ventas de computadoras en 2020

En ese sentido, encuentras en el primer caso, a todas esas empresas que consumen materia prima con el fin de desarrollar nuevos productos. Por supuesto, cuando piensas en todo lo que compra una empresa, resaltan aspectos como el poder adquisitivo, los estándares de calidad, y el volumen de compra.

Evidentemente, al hablar de este tipo de consumidor, lo más notable es el alto calibre de sus operaciones. Mientras que el consumidor final, solo hace operaciones puntuales, incluso teniendo suficientes recursos económicos, no le es necesaria la inversión a gran escala.

Intereses de compra

Desde un punto de vista comercial, existen tres maneras de clasificar los tipos de consumidores. La diferencia radica principalmente en el qué hacer con los bienes o servicios adquiridos.

En primer lugar, se encuentra el sector de las necesidades individuales. Es decir, el consumidor que procura atender una situación personal agotando el bien o servicio adquirido en el comercio.

Ahora bien, en el mercado encontrarás el sector que crea estructuras de negocio a partir de la manufactura y/o distribución B2B o B2C. Es decir, una parte del mercado que realiza compras a mayor escala con la finalidad de redirigir el comercio a un grupo más pequeño, que terminará pagando más.

Te interesará  Dedicado a todos los mercadólogos e investigadores del mundo: ¿Por qué estamos ciegos?

Y finalmente, al combinar lo mejor de ambos tipos de consumidores, surge un nuevo interés. El cual consiste tanto en el uso final de los bienes/servicios adquiridos, como en comercio del mismo.

Su filosofía comercial implica conocer por experiencia de uso, cada producto y ser capaz de influenciar su entorno para vender. De hecho, es una de las estrategias que mejor resultado le han proporcionado a las empresas de MLM.

Tipos de consumidores según el comportamiento.

Por supuesto, cuando acercas la lupa a cada una de estas categorías, observarás que existen diferencias más detalladas en subgrupos más pequeños. Al final, los tipos de consumidores pueden categorizarse tanto como los tipos de seres humanos.

Aun así, te invito a leer este apartado donde te explico los rasgos psicológicos de tu buyer persona. Solo es cuestión de que comprendas cómo funciona el arquetipo de un consumidor.