Antes de comenzar a hablar sobre los tipos de competencia comercial, se hace necesario aclarar algunos puntos.

Dentro de un mercado existen un gran número de clientes que buscan satisfacer necesidades. A su vez, hay una gran variedad de empresas que ofrecen sus productos o servicios para satisfacer dichas necesidades.

Los precios de estos productos o servicios están influenciados por la relación de oferta y demanda.

Se llama competencia cuando en un mismo mercado, existen empresas con productos o servicios parecidos. Esto le permite al cliente buscar información para escoger, libremente, entre uno u otro producto, considerando su necesidad y el precio.

En este sentido, las empresas son competitivas cuando tienen la capacidad de mantenerse en este mercado. Son capaces de generar beneficios aun en medio de otras empresas que pueden satisfacer las mismas necesidades del comprador.

Veamos ahora para qué sirve la competencia comercial.

Importancia de la competencia

Quizás llegues a pensar que tu mercado ideal sea aquel donde no tengas ningún tipo de competencia; que solo te compren a ti, los productos que ofreces. Pero, déjame decirte que los tipos de competencia comercial dan un gran aporte, tanto para los compradores como para las organizaciones o empresas.

Los compradores, salen al mercado para adquirir un bien o servicio que pueda satisfacer sus necesidades. La competencia comercial le permite escoger lo que mejor le convenga conforme a sus gustos y a estas necesidades.

El comprador tendrá la opción de informarse bien, para así poder escoger productos o servicios de mejor calidad y a mejores precios. En este sentido, la competencia comercial, se convierte en una razón para la innovación de las empresas. Las impulsa a mejorar la calidad y los precios, a mantenerse al día con el progreso tecnológico y a buscar medios más eficientes de producción.

Te interesará  Cómo saber las Keywords más relevantes de tu competencia

En fin, la competencia comercial es beneficiosa para todos. Esta dinamiza la actividad económica, permite la existencia de empresas más eficientes e impulsa el abaratamiento de precios.

Ahora bien, veamos qué elementos intervienen en el desarrollo de la competencia en el mercado.

Competencia comercial – las dos vertientes

En un mercado puedes encontrar dos tipos de competencia comercial, una perfecta y la otra imperfecta.

En la competencia perfecta,  tanto los compradores como los vendedores  son muy numerosos, lo que impide que influyan en el precio de la oferta.  La fuerza de estos agentes presentes en el mercado, impide que existan desigualdades muy acentuadas, por lo que no pueden imponer sus objetivos.

Por otro lado, tenemos la competencia imperfecta, la cual se encuentra presente en todos los mercados reales. Aquí, tanto vendedores como compradores pueden influir en los precios de los productos o servicios que se ofrecen.

Dentro de la competencia imperfecta existen algunas variantes como:

  • Oligopsonio. Define el mercado donde existen pocos compradores y un elevado número de vendedores, también los productos y servicios tienden a ser homogéneos. Los pocos compradores ejercen influencia sobre los precios.
  • Monopsonio. En este tipo de mercado existe solo un comprador, quien controla tanto el precio como las condiciones de compra-venta.
  • Monopolio. Un solo vendedor ofrece de manera exclusiva su producto o servicio, lo que le permite un mayor control tanto de los precios como de las condiciones.
Te interesará  ¿Cuáles son las estrategias de precios?

Dominan totalmente el mercado pues no existe un producto sustituto.

  • Oligopolio. Existen pocos vendedores y muchos compradores. Estas empresas pueden controlar las condiciones y los precios, a pesar de la existencia de la competencia.
  • Monopolística. Muchos productores ofreciendo bienes y servicios pero incapacitados para controlar y dominar frente al resto.

Pasemos a ver cómo puedes aprovechar los tipos de competencia en función al conocimiento y control de los factores que la determinan.

Factores que influyen en la competencia comercial

En los diferentes tipos de competencia comercial, existen algunos aspectos importantes que influyen en el aumento o disminución de la competitividad.

Dentro de los cuales, encontrarás los siguientes.

La cantidad y variedad de los competidores condiciona los diversos tipos de competencia; es decir, a mayores competidores, mayor será la competencia. Los incentivos para que las empresas entren al mercado, están limitados en función al tamaño de las barreras de entrada y salida.

Otro aspecto influyente en la competencia comercial es la capacidad productiva de las empresas. Esta les permitirá ser más competitivas para abarcar mayor parte del mercado.

Tenemos también la situación actual de las empresas. Los costos y los ingresos determinan su productividad y a su vez, determinan el nivel de competencia.

Otro punto importante son los impuestos, ya que sus costos condicionarán la participación de las empresas en el mercado competitivo.

Te interesará  Los 5 niveles de necesidades de la pirámide de Maslow

En la dinámica rentable de las empresas, también existen otros factores determinantes de la competitividad tales como:

  • El número y equilibrio de los competidores
  • El crecimiento de la industria
  • Los obstáculos de movilidad para la empresa dentro de la misma industria
  • Factores que impiden el abandono de la industria
  • La diferenciación de los productos
  • Los costos de los productos o servicios
  • Desajustes en la productividad
  • Diversidad de competidores
  • Objetivos parecidos entre las empresas

La CNMC y los tipos de competencia comercial

Ante los tipos de competencia comercial, surge la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Organismo que vela por el buen funcionamiento de todos los mercados en beneficio de los consumidores y de las empresas.

La CNMC se encarga de corregir comportamientos contrarios a la competencia vigilando los acuerdos entre empresas. Está atenta a los abusos de posiciones dominantes de las empresas, así como también de las fusiones y otros acuerdos formales.

Finalmente, ya queda de tu parte, hacer un buen análisis para la creación de las mejores estrategias. Si deseas formar parte del mercado competitivo, ofrece un producto o servicio que cubra las necesidades de los clientes y vuélvete más competitivo.

Dicho producto o servicio debe ser de muy buena calidad y a un buen precio. Recuerda también la innovación y el desarrollo de nuevos y diferentes producto o servicios. De esta manera podrás tener una mayor rentabilidad en tu negocio.