Si lo ponemos en pocas palabras, cuando hablamos de Internet de las cosas IOT, Internet of Things por sus siglas en inglés, nos referimos a la tendencia de conectar todo tipo de objetos existentes al Internet. En este sentido, aplican elementos que van desde el uso doméstico, como las neveras, lavadoras, cafeteras y bombillos, hasta llegar a ámbitos más organizacionales como dispositivos de rastreo, cámaras y etiquetas de envío entre muchas cosas más.

¿Por qué es interesante el IOT?

Vivimos en una era centrada en los datos y en la que el Internet de las cosas IOT es la vía para recogerlos, analizarlos y actuar en consecuencia. El IOT conecta y recopila datos de los puntos finales, la inteligencia artificial desbloquea la información de la creciente cantidad de datos almacenados, la realidad virtual o aumentada permite que la información se vea en el entorno natural de un trabajador y la automatización complementa el trabajo humano con los ordenadores.

Por lo tanto, el IOT es, principalmente, el método para recolectar toda la información que nos interesa del consumidor. Todos estos dispositivos nos brindarán la posibilidad de rastrear y almacenar decenas de inputs sobre el comportamiento del cliente, sus preferencias, patrones de compra, entre otros.

Esa valiosísima información, que se recopila sin esfuerzo a través de los dispositivos conectados. Ahora, con el internet de las cosas IOT, el salto cualitativo es más grande, pues equivale a introducirse en las viviendas de usuarios y clientes y captar la información necesaria para una híper personalización de la oferta.

Evolución hacia la industria 4.0

Se ha evolucionado a lo largo de siglos, iniciándose con la industria 1.0 con el uso de energía de vapor, llegando a la 2.0 con la energía eléctrica a finales del siglo XIX y la industria 3.0, en que el avance era el uso de electrónica y computación. En la actualidad, estamos viviendo la transición hacia la industria 4.0, comenzada en el año 2011 aproximadamente.

Te interesará  Lenguajes de programación más utilizados en las empresas

La industria 4.0 tiene un enorme potencial económico, sobre todo en el sector de las empresas de manufactura. Además, con el paso de los últimos años el precio de los dispositivos inteligentes ha bajado, volviéndose más accesibles tanto a nivel empresarial como personal. Asimismo, esta situación ha hecho crecer exponencialmente el retorno de la inversión en relación con la explotación de este tipo de dispositivos.

Casos de éxito de IOT

El caso de los botones Dash de Amazon. Consisten en botones de productos determinados, al clicar en el botón Dash, este dispositivo da orden de poner en el carrito de la compra este producto en nuestra cuenta de Amazon.

La marca de Ron Malibu lanzó una campaña por la que distribuyó 300.000 botellas inteligentes. El tapón con conectividad NFC permitía a los compradores entrar en sorteos de la compañía y visualizar variedad de recetas mediante sus teléfonos inteligentes. Esto permitió que la adopción del internet de las cosas IOT transformara sus botellas en puntos de contacto.

Esto pudo abrir un canal de comunicación, produciendo nuevas fórmulas para recoger datos sobre gustos, comportamiento y en todo el customer journey.