En esta era, la presencia en plataformas digitales es un factor que determina el alcance de tu negocio. Por lo tanto el contar con imágenes publicitarias correctas deja de ser negociable para convertirse en una de las prioridades de mayor relevancia.

Advertisement

Sin embargo, no todos los emprendedores cuentan con los medios para contratar en un inicio a un equipo de diseño y mucho menos cuentan con el conocimiento técnico para desarrollar sus propias piezas publicitarias.

¿Qué hacer en estos casos?

Ante un escenario como este, te enfrentas a tres alternativas:

  • Ubicar los medios para crear el equipo de marketing y diseño (lo ideal)
  • Especializarte en diseño publicitario (lo cual toma mucho tiempo)
  • Aprender los principios básicos para comenzar y gradualmente invertir más en esta área del proyecto.

Y aunque las tres tienen sus ventajas y desventajas, entiendo que un nuevo emprendedor aplicaría la tercera opción. Así que hoy te compartiré dos elementos base y un artificio publicitario para que comiences ya a crear tus propias imágenes publicitarias.

Te interesará  Cómo realizar una estrategia de publicidad en cinco pasos

Psicología y teoría del color

Lo primero que debes tener en cuenta es que el aspecto visual del branding no es al azar. De hecho, un ligero cambio en la paleta de colores de un proyecto puede alterar todo el significado perceptible de la marca.

Por ejemplo, una empresa tecnológica como Dell, cuenta con una identidad azul con blanco. Y todas sus variaciones implican el negativo y estos dos colores, los cuales según el marco teórico del color, combinan perfectamente y a nivel psicológico demuestran el perfil del proyecto.

Por su parte, el color blanco representa claridad, elegancia, pulcritud; que a su vez se relaciona con altos estándares de calidad. Mientras que el azul, genera una impresión de seguridad, confianza, tranquilidad y en cierto punto, solidez.

Ahora bien ¿Acaso has notado que la publicidad de Dell también se centra en estos colores? Pues está claro qué es lo que desean transmitir y lo logran cada año.

Si por el momento no estudiarás estos aspectos, puedes obtener una excelente paleta de colores con la rueda de colores de adobe. Una herramienta gratuita que te permite calcular combinaciones de colores con distintas teorías, partiendo de un color base.

Te interesará  ¿Quién copia la chuleta?

Tipografías

Es importante destacar que si las imágenes publicitarias llevan descripción en texto, debes asegurarte de cumplir al menos estos tres aspectos:

  • Máximo dos tipografías diferentes por imagen publicitaria
  • Tipografía perfectamente legible en el formato a utilizar
  • Dimensiones oportunas del texto

Es común ver cómo los nuevos emprendedores se decantan por vaciar párrafo tras párrafo en un flyer, en tamaños ilegibles y encima con fuentes distorsionadas. Mientras cuides el orden de los textos con estos tres puntos, tendrás una ventaja que apoyará la percepción del mensaje.

Regla de los tercios

Aunque con un ajuste correcto del color y una selección tipográfica ideal puedes potenciar por completo tus imágenes publicitarias, hoy quiero compartirte un concepto que muchos diseñadores usan como artificio publicitario; a esta se le llama regla de los tercios.

Para utilizarla solo basta con que dividas tu lienzo en 9 cuadros, como si se tratara de un tablero de ajedrez. Con dos líneas imaginarias horizontales y dos más verticales.

Te interesará  El doble sentido en la publicidad ¡Cosas curiosas!

Una vez terminada esa rejilla, te dar.as cuenta que en la zona central, hay cuatro intersecciones de estas líneas imaginarias. Asegúrate que los elementos más importantes de tus imágenes publicitarias se encuentren en cualquiera de estas cuatro intersecciones.

Está demostrado que el ojo humano tiende a visualizar con prontitud en estos puntos, por lo que si haces buen uso de este espacio, estarás asegurando un mayor impacto visual.