Desde su llegada, el comercio electrónico no ha parado de evolucionar y extenderse. Cada día ocupa más sectores e implementa nuevas tecnologías; la logística de distribución se perfecciona, los métodos de pago se amplían y el soporte técnico se ha vuelto realmente eficaz (por mencionar algunos puntos).

Advertisement

Como consecuencia, se ha dado paso experimentar nuevas modalidades de negocio; y aunque todas entran dentro del comercio electrónico, contamos con distintas categorías y tipos de eCommerce.

Modalidad según las relaciones

Desde este punto de vista, entendemos una relación como el vínculo entre las partes comerciales. La naturaleza de las partes cambia por completo el sentido y la manera en cómo se interactúa para lograr conversiones efectivas.

A grandes rasgos, podemos resaltar a los consumidores, las empresas y los gobiernos. Los cuales permiten las siguientes relaciones comerciales.

B2C

Sin duda, es el modelo de eCommerce preferido por las PYME. Pues el enfoque radica en proceso de ventas desde las empresas hacia los consumidores finales. Business to Customers.

B2B

En este caso, la idea central es que siendo un negocio, puedas vender tus productos a otros negocios. Eficaz para los proveedores de materias primas e insumos. Business to Business.

C2C

Ahora bien, la misma versatilidad del comercio electrónico también funciona para modelos donde los consumidores venden a otros consumidores. Tal es el caso de plataformas como Mercado Libre. Customers to Customers.

G2C

Por supuesto, debido a la efectividad de los sistemas de eCommerce, los gobiernos adaptaron la gestión de sus servicios de atención a portales web. Incluso, se gestionan pagos de aranceles e impuestos a través de estas vías. Goverment to Citizen.

Cabe destacar, que en cada una de estas categorías se puede invertir el punto de partida y final de la cadena del proceso. Es decir, de la misma manera en que el negocio se establece como B2C, también puede surgir el C2B y así sucesivamente.

Te interesará  Cómo ejecutar una estrategia de ecommerce

Tendencias eCommerce

Ahora bien, dentro de estas categorías existen dos tipos de eCommerce que van creciendo aceleradamente este 2021.

El portal de tu marca

En caso de que tu negocio comercialice productos o servicios de origen propio de la empresa, lo mejor que puedes hacer es facilitar a tu nicho un portal web personalizado. Es decir, la propia tienda en línea de la empresa.

Ciertamente requiere mayores recursos que otros tipos de eCommerce, pero sin duda eleva tu negocio a otras categorías. Una excelente página web es mucho más efectiva que una buena tarjeta de presentación.

Para obtener tu sitio web personalizado, lo ideal es que cuentes con un diseñador y programador. Pero en caso de no contar con ellos, fácilmente puedes recurrir a plataformas como Shopify.

Apalancamiento para eCommerce

Otra manera de involucrarte en el comercio electrónico que se está haciendo cada vez más relevante, es recurrir a lo que llamo “apalancamiento”. En palabras sencillas, el esquema consiste en utilizar la fuerza de ciertas plataformas o marcas para monetizar.

Te interesará  11 estrategias de ecommerce que funcionan

Un ejemplo de ellos es recurrir al marketing de afiliados, y si quieres experimentar algo más completo, lo recomendable es el dropshipping.

En estos casos, los costos de inversión son ínfimos y el rendimiento puede ser exorbitante si se manejan estrategias adecuadas.

Conforme a lo expuesto, te sugiero que analices a detalle el modelo de negocio que desarrollas e identifiques cuál de los tipos de eCommerce se adapta mejor a tu propuesta. Si tienes dudas, por favor, déjame un comentario.