La mejora continua dentro de una marca personal y empresarial, se debe realizar todos los días. Por ello, es necesario la evaluación de los procesos internos y externos que influyen en el crecimiento y avance de la misma; haciendo indispensable el estudio de los tipos de benchmarking.

Es necesario hacer comparaciones constantes, donde nos permita extraer aspectos positivos de los líderes de un rubro en específico; Adaptando los procesos e implementándolos. Hay que aclarar, que esto no se trata de copiar lo que ejecuta la competencia, sino aprender cómo lo hacen y cómo se puede implementar a cada empresa. Podemos decir que permite aprender de la experiencia de los demás.

Siendo un proceso mediante el cual la empresa compara sus productos y servicios con una empresa líder de su mismo sector, con la finalidad de aprender qué están haciendo los líderes para luego implementarlo en la empresa, mejorando los productos y servicios que ellos ofrecen.

Su principal objetivo es tener una investigación constante acerca de cómo mejorar la empresa, pero también tienen otros objetivos como por ejemplo:

Te interesará  El camino del consumidor peruano a la nueva normalidad
  • Ampliar el conocimiento de la empresa
  • Estudiar e identificar las áreas a mejorar
  • Reducir costos
  • Mejorar la comunicación
  • Implantar nuevas estrategias

Se pueden encontrar tres tipos de benchmarking en las empresas.

Benchmarking interno

Si el benchmarking es la comparación de tu empresa con las mejores prácticas de la industria, hacerlo de forma interna significa identificar las áreas en las que tu empresa brilla más y ponerlas como meta para que el resto de los elementos alcancen el mismo nivel. Si tu negocio tiene muchas sucursales, y una de ellas lidera en ventas, un benchmarking interno buscará que el resto de las tiendas persigan los números del negocio líder.

Ventajas

Impulsa el crecimiento al interior de la organización.

Permite emular los elementos que hicieron exitosa una práctica en la empresa en otra área diferente.

Desventajas

Tú eres tu propia medida de referencia.

Benchmarking externo

Mide el crecimiento de tu empresa en ventas, servicio al cliente y otras áreas comparándote con tu competencia o con las compañías líderes en el segmento. Este tipo de benchmarking requiere un monitoreo constante, sobre todo si comparas cuotas de mercado o ventas, para mantenerte actualizado sobre los resultados de tu negocio.

Te interesará  Piedra, papel o HAMBURGUESA

Ventajas

Información del mundo real para mantenerte atento sobre los cambios en la industria y tu negocio.

Te mantiene actualizado sobre tendencias y mejores prácticas para adoptar en tu empresa.

Desventajas

Información sobre ventas de productos puede ser más fácil de conseguir que estrategias corporativas de sustentabilidad u otras prácticas que quieras replicar en tu empresa.

Benchmarking funcional

Para mejorar, un líder efectivo sabe identificar las fortalezas de otros negocios, aunque no sean de la competencia, y busca la manera de traerlas a su empresa. De eso de trata el benchmarking funcional, que encuentra buenas prácticas de negocio para aplicarlas en la empresa en áreas que puedan mejorar tras su implementación.

Ventajas

Es un benchmarking más estratégico y creativo, que replica prácticas de éxito de otras organizaciones en áreas diferentes de la empresa.

Desventajas

Saber dónde se puede aplicar una práctica exitosa de otra empresa en la propia es el verdadero desafío.