Aunque la importancia del marketing en las empresas no ha dejado de crecer en los últimos años, todavía podemos considerarla como una asignatura pendiente para muchos autónomos o pequeños negocios.

Además, el marketing no solo se trata de producir y vender. La sociedad ha avanzado y las nuevas tecnologías han transformado por completo los departamentos de marketing de cualquier organización.

De hecho, cuando hablamos de estrategia de marketing digital es bastante habitual confundir o no conocer la diferencia entre la mercadotecnia estratégica y el marketing operativo.

Concepto mercadotecnia estratégica

Uno de los rasgos más característicos que tiene la mercadotecnia estratégica es la abundante terminología que existe. La definimos como una metodología de análisis del mercado y del entorno con el objetivo de detectar oportunidades de negocio para la empresa.

En otras palabras, podemos decir que se basa en conocer las necesidades no cubiertas de los consumidores para anticiparnos ante la competencia.

¿Cómo hacer un plan estratégico de marketing paso a paso?

A pesar de que pueda parecer tedioso, utilizando las herramientas adecuadas de marketing o mercadotecnia y enfocándote en los competidores que más se asemejan con tu rubro, podrás planificar un plan de marketing sólido y con un alto potencial.

Estudiar el mercado

Antes de sacar cualquier servicio o producto debes saber si este tiene demanda, si el sector es accesible, si supone unos costes demasiado altos. También tienes que ver si el entorno donde vas a vender es el adecuado, estudiar a tu cliente ideal para saber cómo puedes acabar llegando a él.

Estudio de nuestro cliente potencial

¿Has escuchado hablar del buyer persona? Puedo decirte que es la personificación de las características de tu cliente ideal. ¿Qué edad tiene? ¿De dónde es? ¿Dónde reside? ¿Qué gustos tiene? ¿Cuál es su nivel económico? La segmentación en este punto es fundamental.

Te interesará  Comunicación Interna: ¿Cómo implementar una red social corporativa?

El objetivo es saber exactamente qué es lo que el potencial cliente necesita para poder dárselo. Es muchísimo más sencillo conseguir una venta si sabemos por adelantado que quiere comprar.

¿Qué hace nuestra competencia?

Dentro de tu sector debes saber que hacen tus rivales. Dependiendo de las fortalezas que tengas puedes tomar posteriormente unas decisiones u otras, pero por norma general, debes atacar las debilidades de tus clientes.

Te daré un ejemplo cuando hablamos de SEO, si montamos un sitio web nuevo, va a ser muy difícil que compitas con tus rivales en palabras clave difíciles de posicionar y que ellos ya tienen posicionadas. Por eso debes buscar palabras con una dificultad baja, un volumen de búsqueda aceptable y que responda a la intención de búsqueda de tu cliente ideal.

Plantear una estrategia

Dependiendo de los pasos anteriores podrás ver que es lo mejor y que partes debes de priorizar. Puede que tu cliente ideal esté en redes sociales y que necesites llegar a ellos a través de Instagram, Facebook, Twitter, entre otros.

Puedes plantear y organizar y sacar un cálculo de cuánto dinero tienes que  invertir en Google Ads o en redes. A lo mejor otras empresas  las puedas encontrar por LinkedIn o incluso puede que sea un cliente local y tengas que llegar a él mediante SEO local, publicidad física o entre otros.