Mucho se empieza a hablar últimamente sobre la seguridad patrimonial en las empresas. Se trata de una serie de medidas que se instauran para prevenir cualquier tipo de incidencia que ponga en riesgo su labor. En definitiva, es llevar a cabo una serie de análisis dentro de la compañía para detectar los puntos débiles y fortalecerlos.

En ciertas compañías que trabajan con datos, con papeles digitalizados y contratos, es fácil entender cómo deben proteger sus activos digitales pero, ¿qué ocurre cuando los activos no son digitales sino que, encima transitan? Esa es una de las preguntas que se han ido haciendo en los últimos años las empresas de transporte.

Desde que se pusiera en relieve la relevancia del transporte terrestre, uno de los más seguros para poder acabar trasladando materiales y productos y, sobre todo, surtiendo la cadena de suministro de distintos sectores, sus mercancías han ido no solo cobrando relevancia sino que se han convertido en activos de gran valor a los que hay que proteger.

Y, ¿cómo se hace eso en este sector? Fácil, apelando a empresas especializadas capaces de incorporar tecnologías y softwares de última generación a las cabinas y empresas para ponerlas en una comunicación constante. Una transición que están haciendo cada vez más empresas para poder garantizar a sus clientes una fiabilidad añadida.

La cantidad de datos que hoy en día es capaz de volcarse desde las cabinas está totalmente relacionada con las novedades que se están incorporando en cuanto a medidas de protección, de seguridad y de ayudas a la conducción. En los últimos años, el enfoque de seguridad ha cambiado para proteger al máximo a los conductores, pero también las cargas, evitando pérdidas patrimoniales.

Te interesará  10 consejos para armar tu plan de marketing digital

Tal como explica Samsara, empresa especializada en este tipo de soluciones, invertir en ello no solo “mejora tu infraestructura de seguridad mediante la detección inteligente de riesgos, sino que reduce el tiempo dedicado a investigar los incidentes y toma medidas ante las amenazas en tiempo real”.

¿Cómo se gestiona esta seguridad patrimonial en un camión y su carga?

Sobre todo, hay que entender que todo se basa en la instalación de medidas tecnológicas de vanguardia como sensores infrarrojos que monitorean la carga, la capacidad de inmovilización de vehículos de forma remota en caso de ver que hay una actividad sospechosa desarrollándose en dicha unidad, el rastreo de movimientos con geocercas o incluso la alerta en caso de que el vehículo se aleje de la ruta establecida.

Además, una serie de cámaras almacenaría en la nube las imágenes que hayan sucedido para ponerlas en conocimiento de las autoridades y, sobre todo, tratar de rastrearlos gracias a la ubicación GPS que permite monitorizar, en todo momento, dónde se encuentra el vehículo.

Por suerte, el sector ha cambiado mucho, lo que está permitiendo hablar de uno de los sectores que más está incorporando la tecnología en beneficio propio. Se trata, sin duda, de dar respuesta a una creciente demanda que hay por usar estas vías y rutas como forma de mantener una cadena de suministro constante y ágil” comentan desde el sector.