La metodología inbound marketing marca una clara diferenciación en el comportamiento del mercado en los últimos 20 años. Lo que antes parecía novedoso y atractivo, ahora es solo un estorbo para el usuario de cierto producto/servicio.

Solo basta pensar en algunos aspectos de la publicidad para encontrar ejemplos de esta afirmación; si por ejemplo, damos un vistazo a la rutina de ver películas en la tv durante la década de los noventa, podemos considerar normal la interrupción del contenido para presentar a los patrocinadores del canal.

Pero tiempo seguido, la misma Tv evolucionó a redes privadas que contaban con menos cortes comerciales. Aunque ciertamente no fue suficiente, y ahora, recurrimos a plataformas Premium como Netflix para disfrutar de contenido sin interrupciones.

Así mismo, hemos visto como la tendencia inicial de la publicidad en todas las industrias, marca un reciente desapego al factor Interrupción. Que en su momento era la clave para llamar la atención.

Pues, año tras año, los usuarios fueron mostrando menos aceptación de cada interrupción; especialmente cuando se trataba de un anuncio que poco tenía que ver con ellos.

Te interesará  Los gigantes de las redes sociales batallan fuerte por sus dominios

Lo que tengo para ti, porque te aprecio

De una manera más sentimental, las marcas se han dispuesto a valorar más que nunca a sus clientes y a sus leads. Así que se dedican a estudiar lo que le falta a su audiencia y evalúan qué les pueden ofrecer.

Por supuesto, esta relación también implementa una segmentación detallada de quien puede ser ese comprador ideal. Pues lo que se persigue es lograr una conexión lo más directa posible entre empresa y cliente.

En ese sentido se crea una estrategia de contenidos que se entregan a ese mercado potencial y capta su atención de manera sutil. Puedes dar respuestas a sus problemas y ahora ellos sabrán que tienes algo de mayor valor para ofrecer.

Si al caso vamos, cada vez que ese comprador ideal recibe algo importante, siente que está más cerca de ti. Paso a paso se fomenta una relación confiable y al final, esto desemboca en un ciclo de comercio y recomendación impecable.

Factor lógico

A medida que los expertos en marketing perfeccionan las técnicas de posicionamiento de una marca, se dan cuenta que el proceso se asemeja al cortejo entre parejas. Pero a nivel empresarial, los sentimientos no bastan.

Te interesará  20 Estadísticas que dan credibilidad al poder del eMail Marketing

Debo aclarar, que es un arma de dos puntas y que ambas deben estar perfectamente afiladas para que el plan funcione. De lo contrario, podrías reflejar una imagen poco concreta o en el peor de los casos, podrías mostrarte como un manipulador.

La eficiencia de la metodología inbound marketing radica en que tan bien puedas vincular tu apreciación por el cliente ideal con las 4 etapas del proceso. Las cuales son:

  • Atraer
  • Convertir
  • Cerrar
  • Deleitar

Cabe destacar, que mientras las metas de algunos proyectos es lograr un crecimiento gradual, por ejemplo, de un 15% por vez; se ha demostrado que a través de una estrategia basada en marketing de atracción, el crecimiento suele ser exponencial en solo 2 años.

Advertisement

Venta vs relaciones

Es importante que apuntes la operativa de tu negocio hacia la construcción de relaciones comerciales. Que sean estables y recurrentes, y eso implica optimizar cada uno de los proceso internos.

Si buscas solo vender, es lo que obtendrás. Pero por experiencia sé que cuando se construye una relación comercial sana, las ventas obtienen no solo un pico a la alza, sino que se mantienen siempre facturando.

Te interesará  El Ébola: la estrategia del miedo.