Inbound Marketing es un concepto que está siendo cada vez más discutido y mencionado en el mercado de Latinoamérica. Inclusive con ese aire de novedad, muchas empresas ya vienen implementando la metodología y muchas preguntas surgen en la cabeza de los empresarios curiosos por este nuevo tipo de marketing . La principal de ellas generalmente es: ¿será que vale la pena cambiar la estrategia de mi negocio para Inbound?

Pero, para responder esa pregunta, es necesario antes que nada entender de hecho qué es el Inbound Marketing, además de conocer sus particularidades y diferencias en relación al Marketing Tradicional. De esa forma, será más fácil decidir cuál tiene más sentido para tu negocio.

Qué es el Inbound Marketing

El principal objetivo del Inbound Marketing es atraer y fidelizar clientes. En interpretación libre, Inbound Marketing quiere decir Marketing de Atracción, o sea, la idea principal no es ir atrás del cliente, y sí despertar el interés del mismo para que venga hacia tí y se interese por lo que tu empresa ofrece.

Esa atracción es conquistada a través de contenidos de calidad para tu público. Siendo la producción de contenido el principal combustible para el Inbound, es necesario que ese contenido sea de calidad y que se comunique con las personas correctas.

Así como la idea principal es atraer al público y despertar en el mismo un genuino interés en los productos o servicios de la empresa, es necesario entender bien quién es ese público. O sea, saber primero cuáles son sus intereses, dudas y desafíos, para entonces ofrecer materiales/contenidos que lo ayuden a resolver los problemas que tiene o le haga observar una oportunidad todavía no vista, en donde la solución es exactamente el servicio/producto que tu empresa ofrece.

Te interesará  Social Media para dónde vamos en México

Ese camino es lo que llamamos de Embudo de Ventas, en el cual el objetivo de tu empresa es ayudar a ese público a “caminar” hasta el fondo del embudo y convertirse efectivamente en un cliente.

Por lo tanto, usando contenidos atractivos, aumentas el tráfico de tu sitio web, siendo que en esa fase las personas todavía son visitantes, todavía no tienes un contacto, no sabes quién es esa persona. Entonces, antes que crear contenido relevante, es necesario tener en tus canales puntos de conversión, o sea, formularios o Landing Pages que transformen tus visitantes en contactos, que en Inbound llamamos de Leads.

Con los Leads, ya es posible crear un canal de relación a través de Email Marketing, por ejemplo, en el cual es posible nutrir ese Lead con informaciones relevantes que generen o aumenten su intención de compra.

Así, al publicar el contenido correcto en el lugar y momento correctos, el Marketing se vuelve relevante y útil para tus clientes, y no intrusivo. De esa manera, la venta es resultado de un trabajo de calidad, bien orientado y específico.

Otro punto a ser destacado en el Inbound Marketing es el costo. Aquí invertirás menos y tener un buen retorno. Y, con el tiempo, cuanto más optimizado sea tu contenido en lo que se refiere a SEO, por ejemplo, mejor será tu rankeamiento y, consecuentemente, será menor la necesidad de inversión en medios de comunicación pagos.

Si quieres conocer como puedes aplicar de manera práctica el inbound marketing puedes revisar el siguiente ejemplo.

Qué es el Outbound Marketing

Outbound Marketing, o marketing tradicional, por su parte tiene como principal objetivo traer clientes ofreciendo servicios o productos. La idea es ir atrás del cliente activamente y no necesariamente generar el interés genuino de ese posible cliente en tu empresa.

Te interesará  El cigarrillo y el NeuroMarketing.

Ese tipo de Marketing creció mucho con el uso de publicidades en la radio, TV, diarios, revistas, correo directo, carteles, patrocinio de eventos… en fin, los medios tradicionales de publicidad..

Pero, más allá de esos medios, podemos encontrar Outbound también en el medio digital. Probablemente ya has sido interrumpido por una publicidad en cuanto veías un video en la internet, ¿verdad? Banners, emails en masa e pop-ups son algunos de los tipos de publicidad presentes en esa metodología.

La inversión en Outbound difiere bastante del Inbound puesto que los medios tradicionales son bien más caros. En Outbound, por ejemplo, puedes necesitar cortar la inversión de una hora para otra y “desapareces” de los medios. Eso es algo que no sucede en el Inbound, ya que tus contenidos continúan en la internet y pueden ser accesados a cualquier momento.

Inbound y Outbound: Una estrategia mixta.

Por lo que vimos, es muy normal adoptar las dos metodologías en una empresa. No necesariamente debes elegir, siendo que una no anula a la otra. Por lo tanto, sí, es posible mezclar las dos en tus estrategias de marketing.

Lo que debes tener en consideración es el retorno sobre la inversión (ROI) y cómo vas a comprobar eso. Ese retorno es lo que te dirá en cuáles canales vale más la pena invertir dinero y tiempo.

La inversión en Marketing Digital es más fácil de ser medida a través de clics, conversiones y ventas. Ya la medición del retorno de medios offline puede ser un poco más complicada. Por ejemplo, ¿cómo medir, de hecho, cuáles de aquellas personas que fueron impactadas por el outdoor de tu empresa se convirtieron realmente en clientes, cuál fue esa tasa de conversión? Se hace un poco difícil comprobar ese número, lo que no quiere decir que ese canal no funcione.

Te interesará  La importancia del packaging y etiquetado

Lo que guiará principalmente la mezcla de los dos modelos en tu negocio es, principalmente, el perfil de tu cliente (que llamamos de Persona), el proceso de compra de esta Persona, el ingreso promedio de la empresa, el funcionamiento interno del equipo de marketing y ventas y, por fin, el modelo de gestión de tu organización. Antes es necesario hacer el análisis de todos esos puntos e identificar, entonces, cuál es el camino a seguir.

Conclusión

En este post has visto que trabajar con Inbound Marketing no excluye la posibilidad de trabajar también con Outbound, y viceversa.

Mismo con diferencias bien marcadas, esos dos métodos pueden complementarse y, juntos, formar una poderosa estrategia de marketing para tu empresa.

Abajo hicimos un cuadro comparativo con las principales características de cada metodología. ¡Ahora es sólo entender bien tu público y poner las manos en la masa!

Y tu empresa, ¿qué estrategias utiliza hoy? ¿Ya trabaja con Inbound Marketing o todavía está solamente en el Outbound?

Cuéntanos en los comentarios cómo ha sido tu experiencia con Inbound, en el caso de que ya estés utilizando la metodología. O, inclusive, si ya mezclaste Inbound y Outbound, cuéntanos cómo han sido tus resultados.

Y si todavía tienes dudas sobre cómo implementar una estrategia de Inbound Marketing efectiva, conversa con unos de nuestros especialistas y pide tu diagnóstico gratuito de Marketing Digital.