Cada vez que se estudian los casos de lovemarks, aparecen esas marcas icónicas que han revolucionado distintos sectores. Por ejemplo Starbucks. Una franquicia que a simple vista, vende café, pero que cuenta con un branding tan fortalecido, que sus usuarios están dispuestos a pagar mucho más de lo habitual por un café; siempre y cuando el vaso tenga a la sirena verde con blanco.

Hoy hablaremos de una vista panorámica de la experiencia de usuario en esta empresa. Los pros y contras de ser amante de los cafés.

Servicio personalizado

A diferencia de los que consideran el negocio como la “venta de café costoso”, el plus de la marca consiste en brindar una experiencia personalizada.

Desde el trato por parte del personal, la ambientación del lugar, y hasta el vaso donde beberás el café, está intrínseca la personalidad de la marca. La empresa pretende hechizar a sus usuarios haciéndolos sentir tan cómodos como en casa.

Algo curioso es que eres tratado por tu nombre y ya eso da pie a la familiaridad.

Te interesará  LiverPool - ¿Realmente vale la pena?

Bajo ese mismo contexto, son parte de las pocas empresas que manejan un concepto acertado de la inclusión.

Destacando su extenso catálogo en braille para las personas con discapacidad visual.

Por otra parte, cuando hay exceso de afluencia de consumidores, esta misma personalización puede retrasar el proceso de atención. Por lo que en algunos casos, es preferible hacer el pedido mediante la app bajo la estrategia de pickup.

Calificación de Starbucks
9.3/10
9.3/10
  • Servicio de Atención - 9.5/10
    9.5/10
  • Calidad de producto - 9.5/10
    9.5/10
  • Relación Costo-Beneficio - 9/10
    9/10
  • Opinión y Experiencia - 9/10
    9/10
Sending
Califícalo
( votes)

Calidad del producto

Si ere un amante del café en todas sus presentaciones, de seguro hallarás un gran deleite en el catálogo de cafés disponibles de la marca.

Aparte de un excelente servicio personalizado, ofrecen un café de primera categoría y además con recetas particulares. Es decir, han asumido con vehemencia el sentido de la innovación; no porque su café sea bueno, mantienen el statu quo; sino que con el tiempo van experimentando otros productos, mientras se arriesgan a mejorar su experiencia.

No obstante, se podría decir que aun cuando la calidad de su café es buena, no es realmente el factor diferenciador.

En otras palabras, un buen barista podría desarrollar un mejor café. Pero difícilmente pueda ofrecerte la experiencia Starbucks.

Relación costo beneficio

Ahora bien, debido a que los costos de un café en esta empresa son superiores a los que podrías encontrar en competidores de menor categoría, debes considerar:

  • No se trata del café
  • El estilo de gustos que prefieres
  • La necesidad de un ambiente confortable

De alguna manera, el modelo de negocios no está pensado en aquellos que buscan lo económico. Pero permite que aquellos que van por algo más que solo la bebida, puedan sentirse totalmente satisfechos.

Dicho de otra manera, el monto de la factura, aunque diga que es por el café, en realidad representa la experiencia de consumo. Así que si quieres estar dentro de esa categoría de clientes, debes preparar un presupuesto más elevado que el destinado normalmente al café del día.

No obstante, dentro de sus beneficios para los consumidores puedes acceder a su sistema de bonificaciones y la tarjeta Visa afiliada a la compañía de café. Así que una vez des el salto, dudo mucho que quieras dejar de vivir esa experiencia.