La estrategia de branding es seleccionar la combinación correcta del nombre, símbolo, término y/o diseño que identifica un producto en específico. Se integra de dos partes: el nombre de marca (palabras, letras y números) y el logotipo de marca (símbolos, figuras o diseño)

Es fundamental para la identificación del producto y diferenciarlo de su competencia. Para que la estrategia de branding sea realmente exitosa, se debe desarrollar una marca que capture de manera concisa la oferta del producto de un modo que responda una pregunta en la mente del consumidor.

El branding involucra los diferentes atributos que constituyen la manera en que los clientes piensan acerca de la marca, ofrece muchas ventajas como facilitar a los clientes encontrar y comprar productos.

El branding requiere de cuatro temas claves para ser una estrategia sólida:

1.- Marcas de  fabricantes frente a marcas de etiqueta propia. Estas últimas son más rentables que las primeras para los minoristas que la manejan. Sin embargo, las marcas de los fabricantes tienen una demanda incluida, un reconocimiento y lealtad del producto.

2.- Lealtad a la marca. Actitud positiva hacia una marca que propicia que los clientes tengan una preferencia consistente por ella sobre todas las marcas en competencia en una categoría de producto.

3.- Brand equity. Es el valor de la marca o el marketing y el valor financiero asociado con la posición de una marca en el mercado.

4.- Alianzas de marcas. Estrategias de branding, como las marcas conjuntas o el licenciamiento de marca, que consideran el desarrollo de relaciones cercanas con otras empresas.

[Tweet “El branding también incluye tomar medidas para proteger  los nombres y logotipos de las marcas de la inversión por otras empresas.”]


Fuente: O.C. Ferrel/ Michael D. Hartline (2014). “Estrategia de Marketing” (Quinta edición). México: Impreso en Cosegraf.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!