En ocasiones, elegir no es tan sencillo tomar decisiones, sobre todo cuando se consideran demasiados detalles y los errores por lo general se pagan caro. Es por ello que se han desarrollado herramientas prácticas como el diagrama de árbol; un esquema gráfico que permite observar todas las aristas de una situación y facilita la toma de decisiones.

Advertisement

Su método de desarrollo permite obviar la interpretación subjetiva y enfoca todas las posibilidades en datos concretos. Representa a través de sus líneas todos los escenarios posibles y los resultantes de cada posibilidad; además de que cuenta con un sistema de valoración que permite evaluar estadísticamente qué es lo más conveniente.

A través de su elaboración, puedes estar seguro de que obtendrás una evaluación cuantitativa de cualquier problema. Por lo tanto, si lo aplicas para resolver las eventualidades de tu negocio, tendrás la ventaja de saber qué decisión arroja mejores números para la empresa.

Cuáles son los elementos de un diagrama de árbol

Siendo una herramienta práctica, el diagrama de árbol maneja muy pocos elementos divididos en tres categorías; nodos, ramas y datos.

  • Nodos: estos están representados por cuadrados cuando representan una decisión concreta, círculos cuando se trata de probabilidades y triángulo cuando se trata del final de la ramificación.
  • Ramas: son las líneas diagonales u horizontales que dan la continuidad de un nodo hacia el siguiente. Indica el flujo o la consecuencia de las decisiones.
  • Datos: cada nodo debe incluir el mensaje que representa y el valor estadístico.
Te interesará  ¿Cómo realizar una encuesta?

Una vez comprendidos las partes que lo conforman, avancemos a la construcción del diagrama.

Cómo elaborar el diagrama para mi negocio

En primer lugar, debes tener muy claro cuál es la situación a resolver. Es decir, si debes atender casos de administración, ingeniería y marketing, lo mejor es que cada caso sea evaluado con su propio diagrama.

Una vez definida la situación, se plasma en un primer cuadrado dentro del diagrama. En este caso, la situación es un asunto concreto, y de allí derivan las posibilidades.

A partir del primer cuadro, derivan a la derecha la cantidad de ramas que cubra la totalidad de las posibles decisiones. Estas decisiones probables son representadas en círculos y de ella siguen derivando consecuencias hacia la derecha hasta llegar a un resultado final, representado con un triángulo al final de la rama.

Una vez esquematizado el proceso, solo hace falta ponderar. En el caso de las ramas de probabilidad, se establece el % de probabilidad estadística; mientras que en los resultados finales, se considera el impacto económico de la decisión, tomando el resultado y restando el costo.

Te interesará  ¿Qué es ser un product manager?

Ahora para llevar el valor económico de cada nodo de probabilidad, se multiplica el valor económico de cada resultado por el % estadístico de esa rama. Luego se suman los valores económicos de todas las ramas de un mismo nodo de probabilidad. Y así vas avanzando en la relación de derecha a izquierda en el diagrama de árbol.

En caso de llegar a un nodo de decisión concreta, como el punto de origen, solo se evalúa la decisión que represente un mayor valor económico y se descarta el resto.

Al final, el proceso te mostrará de manera clara la verdad de la situación a enfrentar. Se limpian los criterios personales y las decisiones se toman en función a lo que es más favorable para la empresa.