Cada vez que te cuestiones sobre si vale la pena establecer un sistema de toma de decisiones, ten en cuenta cada una de ellas, determinará el curso de tu empresa. No se puede alterar nada de lo que haya ocurrido, y se sabe que el futuro es incierto; aun así, las decisiones que se toman en el presente van moldeando ese por venir.

En ese sentido, hoy nos dedicaremos a evaluar en qué consiste el proceso de toma de decisiones y cómo aprovecharlo al máximo.

¿Existen métodos para tomar decisiones?

Aunque se trate de un asunto netamente conceptual, sí. Hay maneras de establecer un esquema que te permita elegir correctamente el camino a tomar en tu negocio.

Claro está, no todas las eventualidades requieren decisiones metódicas; con frecuencia la practicidad se asocia a las situaciones de menor impacto y los métodos se aplican cuando el riesgo es mayor.

En caso de que se necesiten decisiones rápidas y eficaces, solo hace falta centrarse en tres puntos clave.

  • Disponer de toda la información
  • Desarrollar alternativas y determinar las mejores
  • Ejecutar
Te interesará  Lo más destacado del Día 2, 3 y 4 del Cannes Lions

Este tipo de decisiones suelen estar relacionadas con las que enfrentan el común de los trabajadores de la empresa; Los cargos puntuales, tareas específicas y disyuntivas sobre un trabajo concreto, son ejemplos de ello.

Ahora bien, cuando se trata de situaciones que podrían afectar el rendimiento de la organización, el método es más extenso; aunque en principio ocupa las mismas áreas.

  • Definir los aspectos que comprenden la situación
  • Establecer indicadores para filtrar las decisiones
  • Desarrollar alternativas, de manera individual o colectiva
  • Analizar en amplio espectro cada una de las opciones de elección
  • Determinar el peso de cada alternativa considerando las consecuencias de su elección
  • Estudio y descarte de alternativas
  • Aplicar estrategias de ajuste conforme a la decisión tomada
  • Controlar los datos consecuentes a la implementación
  • Evaluar periódicamente si no hay reincidencias en la situación que se pretendía solucionar

Por qué es importante tomar decisiones asertivas

Obtener un máximo rendimiento de tu proyecto, indiscutiblemente significa reducir los errores, mermas y pérdidas. Lo cual, también está relacionado con el aprovechamiento máximo de los recursos de la organización.

Te interesará  El merchandising como elemento diferenciador

En ese sentido, la puesta en marcha oportuna de cada proceso de la empresa debe efectuarse de acuerdo al plan. Pero debido a que el plan perfecto no existe, eventualmente surgen inconvenientes, retrasos, e incluso conflictos que alteran el aprovechamiento de dichos recursos.

Cuando esto sucede, el curso del plan se divide en N cantidad de opciones; si se elige la equivocada, la empresa irá en descenso. Si el proceso se retrasa, de desperdician recursos. Si no se consideran todas las variables de la situación, todo puede volverse un verdadero caos.

Así que evalúa los métodos descritos y determina la mejor ruta para una toma de decisiones efectiva. No tengas miedo de cometer errores, pero que estos no sean por negligencia; el futuro de tu empresa depende de una toma de decisiones eficiente y esta se encuentra en tus manos.