¡Dime con quién andas y te diré quién eres!

Estoy seguro de que muchos de nosotros conocemos ese viejo refrán como la palma de nuestra mano y créeme, todavía mantiene su vigencia. Incluso las marcas están condicionadas por esos principios de asociación que se derivan de su manera y los canales que utiliza para comunicarse con su audiencia.

Es allí donde entra el Brand Safety; un concepto particular que permite mantener la reputación de una marca, siempre acorde a sus objetivos.

¿Quieres saber más de esto? ¡Continúa leyendo!

¿Cómo funciona el Brand Safety?

El Brand Safety es un criterio de configuración de publicidad en el que se restringe la difusión del mensaje de la marca en plataformas no deseadas. Es cierto que cuando pagamos por un anuncio para nuestra marca, establecemos un público objetivo y parámetros que podríamos decir que son “específicos”. Sin embargo, cuando se trata de publicidad programática, nos enfrentamos a un algoritmo más complejo.

En este tipo de publicidad, lo motores que potencian y distribuyen los anuncios se esfuerzan por presentar tu anuncio en miles de espacios disponibles de manera simultánea. En consecuencia, es probable que algunos de estos sitios no sea precisamente el más adecuado para la marca; no por la audiencia que recibe, sino por el contexto.

Por ejemplo, si un anuncio de un nuevo modelo de negocios se proyecta en una red de sitios web con contenido explícito para adultos, ¿Crees que sea aceptado por la audiencia de ese sitio? ¡Es muy probable que no!

En consideración a ello, el Brand Safety pretende darle ciertas restricciones a las plataformas publicitarias con el fin de proteger la integridad, la imagen de la marca anunciante.

Te interesará  ¿Qué es la estrategia de branding?

¿Cómo utilizar Brand Safety en una campaña?

Evidentemente, el utilizar estrategias y herramientas de protección de marca requiere que todas las bases conceptuales de la misma estén perfectamente definidas. Asumiendo que eso está en orden, entonces lo mejor es optar por plataformas publicitarias que permitan hacer una distribución específica de los anuncios.

Con esto me refiero a que incluso enviando a miles de sitios web, los anuncios cuenten con parámetros de “exclusión” con respecto a algunas webs. Por ejemplo, en Google Ads puedes establecer un criterio de keywords prohibidas, algunas etiquetas y también URLs. De esa manera, aseguras el contexto en el cual se presentará tu anuncio.

Así mismo, plataformas como Adobe Adversiting Cloud también permiten configurar la publicidad programática conforme a listas blancas o negras. Con herramientas especiales de IA y Machine Learning dedicadas a la interpretación de este tipo de segmentación, garantizan que cada vez, habrá un mejor contexto para la circulación de tus anuncios.

Sabiendo esto, lo ideal entonces es conocer herramientas de este calibre y asegurarse de excluir el tipo de espacios que podrían ser perjudiciales para la marca. Tanto si se trata de una marca personal como si se hablase de un cliente, debes tener en cuenta que estos parámetros pueden salvar la curva de crecimiento del proyecto y que sin ellos, podría, en una sola campaña destruir la reputación del proyecto; y a largo plazo, es lo que menos queremos.