Si algo debes tener claro en el momento de lanzarte al mercado, es que existen un gran número de empresas que están por lanzarse y otras ya se han lanzado.

Es por ello que en un mercado tan competitivo, se hace necesario conocer la cadena de valor de las empresas. De esta forma, sabrás cuáles son las ventajas que tienes con tu organización.

La cadena de valor es una herramienta que te permite conocer y analizar las actividades y las interacciones más importantes de una empresa. Resaltemos pues, qué aportes tiene esta cadena para el crecimiento de tu negocio.

Beneficios de la cadena de valor

En un mercado siempre existe la competencia para ofrecer un producto de calidad, a un mejor precio. De esta manera garantizar la fidelidad de los clientes. Es por ello que debes estar en constante revisión y análisis del valor que ofreces para mantenerte en ventaja.

La cadena de valor adquiere suma importancia en este sentido, ya que te permite una constante evaluación de tu proceso productivo. Como herramienta analítica, se utiliza desde la elaboración del producto hasta la oferta final, buscando siempre una producción mucho más eficiente y la satisfacción de las necesidades de los clientes.

Te interesará  Estrategia, NO TENDENCIA

Por otra parte, también te permite conocer las ventajas de un negocio frente al mercado competitivo. Ya que, por medio de ésta, puedes realizar un análisis de los distintos procedimientos de tu empresa.

Puedes, también comparar tus procesos con los de la competencia, lo que generará información importante y mejores estrategias.

Veamos, a continuación, algunos de los aspectos más resaltantes.

Características de la cadena de valor

Para constituir una cadena de valor, lo primero que debes hacer es descomponer las actividades que realiza tu empresa. Estas no son independientes, por el contrario son un sistema de actividades interdependientes, que se clasifican en: primarias, de valor y secundarias, de apoyo.

Las actividades primarias son las que aportan mayor valor a los clientes, más que los competidores.

Dentro de estas actividades primarias están todas las relacionadas con recibir y almacenar. También todas aquellas que tienen que ver con la transformación de la materia prima en productos terminados. Así como también las relacionadas con la distribución del producto final a los consumidores.

Te interesará  Cuáles son las funciones del Growth Marketer

De igual manera incluye, todas aquellas actividades necesarias para la creación de estrategias de publicidad, promoción, precios.

En general, comprende todas aquellas programadas para mejorar el producto.

Por otro lado, las actividades secundarias, no aportan un valor directo, pero apoyan en el incremento de la efectividad de las primarias.

Cuando se maximiza el nivel de una actividad segundaria, se logra beneficial por lo menos a una actividad primaria.

Estas comprenden todas las actividades realizadas para obtener la materia prima, aquellas necesarias para la investigación y desarrollo tecnológico. Incluye también todo lo que tiene que ver con la contratación del personal que llevará a cabo las estrategias de la empresa.

En resumen, todas las actividades que tienen que ver con infraestructura, planeamiento, contabilidad, finanzas y control de calidad.

Ahora, queda de tu parte analizar el tipo de actividades que influyen en tu cadena de valor y cómo puedes optimizarla para obtener un máximo beneficio.