Es lógico pensar que no todos los productos tienen el mismo empaque. Pero la ciencia detrás de la optimización del embalaje va mucho más allá. Hablamos de procesos dónde los expertos hacen que los productos sean más fáciles de usar para todos los factores en la cadena de suministro.

Pequeños ajustes en el empaque del producto pueden ahorrar tiempo y costos tanto en la fabricación como en el envío. El propósito de la optimización de empaques es utilizar los materiales adecuados de acuerdo a las características de cada producto.

Esto incluye sus necesidades de protección y la ruta que seguirá antes de ser entregado al consumidor final. Como parte de una línea de producción óptima, el empaque forma parte esencial y debe tenerse presente en las necesidades logísticas.

Para qué me sirve la optimización del embalaje

El correcto embalaje de cualquier producto mejora la experiencia del cliente al recibir su paquete. Pero no sólo eso, también la empresa se ve beneficiada, inclusive el medio ambiente es afectado de forma positiva.

La cantidad de materiales utilizados para envasar y envolver productos no ha hecho más que aumentar en las últimas décadas. Siendo desperdiciado mucho material que es incapaz de reciclarse, resultando en perdida de costo por unidad, materia prima y basura para el consumidor.

Por eso se busca a través de la optimización del embalaje, la posibilidad de reducir el costo de las unidades de empaque y al mismo tiempo reducir el impacto ambiental de las actividades de distribución. Generando un impacto positivo en varios ámbitos de forma simultánea

Te interesará  Guía completa sobre el pedimento aduanal: qué es y cómo obtenerlo

Principios de la optimización del embalaje

Lograr la optimización adecuada de tu empaque requiere de ciertos parámetros y principios básicos que se deben tener como base. Si bien no son universales, es el estándar a seguir.

Estas medidas afectan de forma directa o indirecta la cadena de preparación de pedidos y su guardado en almacén. Por lo que también debes tener presente esto al momento de optimizar el embalaje de tus productos.

Minimalismo

No solo debemos tener en cuenta la parte estética del empaque, sino también su funcionalidad. Emplear un formato de embalaje preciso para el volumen y cantidad de cada pedido es lo ideal.

No siempre una caja de mayor tamaño será mejor, debe ser adecuado al contenido.

Seguridad

Lo primero que debemos hacer es tener un embalaje de calidad. Escatimar un poco en el material de empaquetado puede terminar en perdidas mayores por desperfectos o golpes al final de la línea de producción.

Además, es importante que se comprueben que los productos van protegidos correctamente al momento de viajar. Así te aseguras de que llegaran a su destino de la mejor forma posible y evitarás perdidas innecesarias.

Sostenibilidad

Este apartado puede ser un poco más opcional para algunas empresas en comparación con los antes presentados. Pero esto no quiere decir que sean un plus ni nada parecido.

Hoy en día la sustentabilidad es parte fundamental en los procesos de embalaje. ¿Por qué? Ayudas al medio ambiente, Disminuyes costos, los consumidores son conscientes y valoran ese tipo de empaques.