Entre los momentos de más tensión que una persona puede sufrir durante su vida, está el de realizar un discurso.

El hecho de estar hablando sobre un tema en frente de expertos de la materia, puede generar estrés o ansiedad. Sin embargo, hoy descubrirás como zafar de esta situación.

Querer persuadir es una de las labores más fuertes del mundo, ya que debes usar las palabras correctas. Cuando se trata de ventas hay que hacer especialmente énfasis en esta parte.

Razón por la cual, se han elaborado formas de convencimiento especiales para lograr esta misión. El discurso y el pitch son algunas de estas formas.

¿Qué es un pitch?

Antes de hablar sobre todo lo que tiene que ver, hay que conocer qué es este método de persuasión ya que no es lo mismo que un discurso.

El pitch o discurso de ascensor, es una técnica orientada a la descripción de una idea de la forma más concisa posible. Usualmente se utiliza en reuniones con inversionistas.

Estos últimos, al tener un conocimiento amplio sobre negocios, saben de una vez si tu idea será exitosa o un fracaso.

Con esta razón es que tienden a ser muy tajantes con el hecho de conocer los detalles rápido y su objetivo.

Uno de los principales objetivos de esta manera de discurso es generar interés dentro de la audiencia.

Por lo que muchas veces las compañías usan esta estructura para que su información sea vista como una noticia de interés y no como algo interno.

Te interesará  Estrategias de PR para hacer crecer tu negocio

Como ya te habrás dado cuenta, no se trata simplemente de hablar por hablar. Se trata de sintetizar la información de manera ordenada.

Para lograr esto, puede ubicar lo más importante a los detalles más específicos para siempre captar la atención.

Los inversores son personas que requieren conocer visual y oralmente los detalles de forma objetiva y específica. Esto con la finalidad de un mayor entendimiento de todo lo que aborda la propuesta.

Tipos de pitch

Hay que tener algo en claro, y es que los discursos persuasivos tienes una duración de 3 a 10 minutos máximos. Esto con el objetivo de retener el interés del público.

Elevator Pitch

El estilo elevador es uno de los más usados cuando se trata de convencer a un grupo de inversores. Mayormente, reduce toda la información en 3 puntos importantes.

¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué? Son las tres preguntas que un estilo de elevador debes contestar en primera instancia. Luego si podrás pasar a asuntos más específicos.

Pitch de ventas

Teniendo como objetivo vender productos o servicios tienes que saber los cuatro puntos que no deben faltar en este discurso.

Emociones, casos de éxito e historias ligadas, son la constante en cuanto a este estilo y forman parte de un vendedor exitoso.

Mayormente, este es el estilo más usado porque permite conectar con el espectador y llevarlo a un terreno de fácil manejo.

Pitch Deck

Este estilo se caracteriza por tener un soporte visual medianamente largo. Puede ser una presentación de 20 slides como máximo.

Te interesará  Estrategias de Growth Marketing – Guía completa

Mayormente, este estilo centra todo el contenido de la presentación en el apoyo visual. El mismo debe ser claro e impactante para conseguir la atención del público.

Estructura de un pitch

La estructura de un Pitch siempre debe poseer los puntos concretos que sean fáciles de captar para la audiencia.

Estos, pueden ser entre 6 y 8 puntos, los cuales ya quedan a elección del orador de cuales poner y cuales omitir dentro de su discurso o apoyo visual.

Título

El nombre del proyecto determinará el interés de los presentes.

Oportunidad / Problema

¿Cuál es la razón detrás de la innovación del proyecto?

Propuesta

Qué es lo que tienes diseñado o creado para suplir esta necesidad en un mercado de servicios o productos.

Diferencia

Cómo se diferencia tu producto del resto del mercado. En este punto juega mucho a favor el valor agregado o la personalidad del mismo.

Modelo de negocio

Este punto detalla qué vas a hacer con el dinero asignado y quién o qué lo retendrá mientras estás en la fase de planeación y ejecución.

Plan de mercado

Explica cómo vas a llegar al mercado y cómo el público se interesará en el producto de una manera natural sin tener que invertir más de la cuenta.

Análisis de mercado

Análisis de tu competencia, las preferencias del público y el grado de éxito que podrías tener dentro de un nicho ya determinado.

Estructura del equipo

Cómo se conformará el equipo de trabajo y bajo la dirección de qué personas.

Te interesará  Guía para establecer los OKR que tu empresa necesita

Consejos para la escritura

Para escribir un buen pitch siempre debes determinar cuáles son las ideas más importantes a exponer y cuáles son las que menos relevancia pueden tener.

Luego, ordenas cada una de ellas, buscando que su aparición dentro del discurso sea tan impactante como su anterior.

El apoyo visual al momento de exponer debe estar en sintonía con el material de apoyo que entregará previo y luego de la propuesta.

En ocasiones especiales, puedes extenderte hasta 20 minutos hablando, siempre y cuando toda la presentación lo amerite.

No agregues datos o cifras que desconozcas. El jurado es muy perspicaz y sabrá cuándo estás equivocado y cuándo tienes razón.

Por último, habla desde la honestidad. Escribe siempre desde la realidad y no desde la ficción.

Palabras que no pueden faltar en un pitch

Dentro del propio pitch, hay una serie de palabras que no pueden faltar para enfatizar el hecho de que para ganar hay que invertir. Algunas de estas pueden acercarse más al cliente. Mientras que otras pueden mostrar más seguridad sobre lo que dices.

Cuando hables de dinero para el proyecto usa la palabra inversión. Nadie quiere dar dinero si no le va a ganar algo a cambio.

Cuando te refieras a la idea, habla de proyecto. Esto determinará que tienes las fases ya determinadas.

Cuando te quieras referir al grupo desarrollador, utiliza equipo de trabajo. Un equipo siempre trabaja en pro de una idea, un grupo puede sonar a personas dispersas.