Un buen promotor de ventas entiende que las ventas son un área competitiva, para nadie es un secreto. Por lo que es normal que dentro de una compañía existan estos mundos donde todos buscan resaltar. Y es que la calidad y la reputación de una compañía es creada por sus vendedores.

Sean buenos o malos, los mismos cargan en sus hombros este peso importante. No obstante, siempre se debe apostar por personal capacitado y entrenado para este trabajo.

Si bien, las acciones son las que mejor enseñan, todos tienen fortalezas las cuales deben saber explotar. Al final, el promotores el encargado de todo esto.

¿Qué es un promotor de ventas?

Antes de entrar en todo, hay que definir que es un promotor de ventas. Erróneamente se confunde su figura con la de un personaje que simplemente responde consultas y explica precios al consumidor.

En realidad, su labor consiste en ofrecer una experiencia satisfactoria al comprador. Su figura representa a la persona con mayor conocimiento sobre un producto o una marca especifica y de allí uno de los pilares de la atención.

Por otra parte, el mismo es conocedor de técnicas que harán despertar el interés de los clientes. Como consecuencia, es la figura que a través de las ventas, garantiza el flujo de ganancias en una empresa.

Consejos para lograr ser el mejor promotor de ventas

Ser un promotor de ventas en cualquier área exitoso es difícil. Sin embargo, no quiere decir que sea imposible. Por el momento, solo ten en cuenta estos consejos para que vayas aprendiendo a ser el mejor.

Te interesará  Cómo identificar la mejor estrategia de plaza

Las necesidades del cliente

Nadie sabe mejor la necesidad de alguien que esa misma persona. Por lo que debes priorizar escuchar lo que necesita y ofrecerle una solución o posible respuesta.

Prioridades del cliente

En la mayoría de los casos, no asta con saber qué necesita nuestro cliente ideal, sino que, en cada caso particular, hay una pirámide de prioridades que ha de ser descubierta. Para lograrlo, hace falta que quien cumple el rol de vendedor, sea capaz de escuchar de manera asertiva; y al ponerlo en práctica, los resultados tienden a volverse sorprendentes.

Preguntas planificadas

Hay ciertas preguntas que son comunes. Debes tener ya una respuesta clara y concisa para estos casos. De igual forma, las preguntas para los clientes deben variar entre las usuales y específicas para su persona.

No abrumes al cliente

Sabemos que debes enseñarle todos los productos, pero no lo bombardees con datos. Mayormente, los datos tienen relevancia en el momento de tomar una decisión.

En un primer contacto debes conocer a la persona. Luego toma dos opciones y extiéndete con ellas.

Estudia extensamente el producto

Todos tienen sus puntos a favor y en contra, por lo que es bueno que los conozcas todos con exactitud.

Lo ideal es que un promotor de ventas ofrezca un excelente apoyo al momento de tomar la decisión de compra. En principio, muchos prospectos creen saber lo que quieren, pero en realidad no están cerca de lo que necesitan, y allí es donde debemos intervenir.