Querer ingresar a un mercado, no es algo tan sencillo que simplemente se logre de un día al otro, ya que muchos de los objetivos tratan en el hecho de la mejor forma de hacerlo.

Y es que muchas veces se pasa por alto que no es solo vender, hay que tener en cuenta muchos factores al querer ofrecer un producto o un servicio.

Para esto, hay muchas formas de conocer a las personas para saber su reacción en cuanto a los distintos factores del producto, sin embargo, siempre es mejor seguir pasos estructurados lo que jerarquiza los datos recolectados.

Los más expertos en esta materia aseguran que los mejor siempre será seguir los pasos del método científico enseñados a lo largo del colegio

¿Cómo es que algo así nos da resultados tan precisos? A continuación te lo contaremos.

Definir objetivos (problema)

Para el primer paso del método científico debemos tener en cuenta y de manera precisa cuál es nuestro objetivo a lograr con toda la investigación.

Para ello, debemos establecer una reunión entre todos los que conforman el departamento de publicidad que va a promover el servicio o producto.

¿Qué queremos lograr? Debe ser el centro de todo, ya que, aunque el verdadero objetivo sea vender lo que estamos haciendo, no podemos ofrecerlo directamente.

Establecer un vínculo con el comprador es la mejor forma que hay para conseguirlo.

No obstante, es común que de un objetivo grande, sea necesario dividir todo en varios pequeños para saber el verdadero camino a seguir.

Te interesará  Investigación de mercados en el entorno digital

Ya habiendo definido el y los objetivos que deseas conseguir, el resto será un camino más claro en dónde podrás tomar las decisiones correctas entre un cúmulo de opciones.

Sin embargo, es bueno recordar que muchas veces en el camino y las ideas pueden ser replanteadas y reformuladas ya que no existe un camino claro que seguir más que apoyarse en los datos que se recolectan más adelante.

De igual forma, importante tener en cuenta que un objetivo no es el mismo sin estar bien fundamentado y apoyado por el pensamiento crítico de quienes intentan promoverlo.

Recolección y análisis de datos

Herramientas e instrumentos de recolección y análisis de datos, muchas veces hemos leído de esto dentro de los pasos del método científico. Y es que ¿en verdad son tan importantes como lo aseguran?

Pues la verdad es que son tan importantes como el lápiz para escribir en una hoja.

Una forma de decirlo puede ser que alguien haya tenido una gran idea para promover un producto, sin embargo, que sea una gran idea no quiere decir que vaya a tener éxito, porque no se conoce a plenitud cuáles son las tendencias de las personas en ese momento.

Una campaña publicitaria debe tener la certeza de ser exitosa para poder ser lanzada, de lo contrario, podría ser una pérdida monetaria gigantesca para la empresa que invirtió en esto.

Aunque el dinero sea importante, se puede recuperar, no obstante, aparte de dinero hay que saber que lo también se pone en juego es la reputación de la compañía.

Te interesará  Tipos de modelo de negocio aplicables para 2022

Ahora bien, este paso te da la certeza y las bases necesarias para conocer el público, sus intereses y que es lo que buscan.

Todas estas dudas ya aclaradas puedes diseñar lo que ellos saben que necesitan pero no se han dado cuenta.

¿Algo paradójico, no?

Pues está brecha de inexactitud puede ser disminuida con un buen estudio de campo, datos y personas. Ya que aunque somos seres pensantes, muchas veces no conocemos el alcances de nuestras necesidades verdaderas.

Formular estrategia (hipótesis)

Avanzamos en los pasos del método científico aplicado a la investigación de mercado y es que luego de un largo tiempo analizando los datos y entendiendo los gustos e intereses de tu público, ya puedes formular una hipótesis o mejor dicho, establecer un camino que te ayude a tener ideas para los resultados de la investigación de mercado.

Los datos, son el punto central de todo, ya que con ellos puedes determinar la aceptación que pudieran tener las personas conforme a algo nuevo.

Para sorpresa de muchos, en el camino todo cambia de formas inesperadas, por lo que no debes rendirte fácilmente.

La planificación es una parte esencial y a la cual hay que dedicarle el tiempo que exige, ya que de esto dependerá el éxito.

Todos hemos visto una campaña de marketing fallida, ¿no? La verdad es que si, sin embargo muy poco la recordamos por la razón de que el departamento de publicidad se da cuenta rápidamente de su error, antes de que esté afecte la reputación de la compañía.

Te interesará  Neuromarketing: guía completa para comprender esta ciencia

¿Qué hacer en este caso? Podemos simplemente volver al planteamiento de problema para analizar con los resultados obtenidos si nuestros objetivos eran correctos, ya que con resultados en mano sabemos si nuestra visión de lo que intentamos lograr era lo correcto.

De no encontrar errores en este punto, iremos a analizar los datos y chequear si las características van conforme a los ítems escogidos.

Cómo hemos dicho, hay quienes se apresuran a tomar decisiones, lo cual acarrea muchos resultados negativos como también pueden ser inesperadamente positivos.

Sin embargo, muy pocas veces ocurre algo bueno.

De todo esto falla, volvemos a la comprobación de la hipótesis, con la que se intenta saber cuál es la razón verdadera de su falla.

¿Cuáles serían esas razones para que fallara?

Es sencillo, todo puede fallar, aun así está comprobado varias veces. Aunque un fallo no quiere decir que todo esté perdido ya que siempre dicen que toda publicidad es buena al final del día.

Hay que recordar que muchas veces preferimos correr antes que ir lento, ya que queremos abordar rápidamente una necesidad aunque nuestro producto no esté probado al cien por ciento.

Pero ir lento y analizando minuciosamente cada  dato recogido paso a paso del método científico puede generar más posibilidades de un rotundo éxito comercial.

Los humanos somos seres sencillos pero exigentes, los cuales siempre buscando formas nuevas de saciar una necesidad.