Una forma muy interesante de interactuar con el cliente es con marketing de influencer. Ser un influencer está de moda y las grandes marcas apuestan por contratarlos como una manera de promocionarse. Pero hay que tener mucho cuidado.

Una mala inversión en publicidad con influencers puede acarrear varios inconvenientes. Pero puede ser muy efectivo si sabes cómo hacerlo, así que vale la pena detenerse a aprender un poco sobre ello.

Hoy en día cualquier compañía o marca cuenta con un perfil de alguna red social como Facebook, Twitter o Instagram. Con estos, busca generar una conexión mucho más humana con sus  consumidores.

En cada una de ellas, hay algunas personalidades que han logrado hacerse un nombre y son capaces de influir en una audiencia considerable. Utilizar esto con fines comerciales es efectivo, pero requiere técnica, análisis y decisiones particularmente minuciosas.

Lo primero que debes tomar en cuenta es que existen diferentes tipos de influencers; a grandes rasgos podemos hablar de los microinfluencer y los macroinfluencer.

Te interesará  Banca online ¿sí o no?

Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, así que el criterio de selección dependerá mucho de tu campaña publicitaria y el presupuesto que dispongas.

De hecho al trabajar con un macroinfluencer, la campaña publicitaria gozaría de una audiencia más numerosa, pero con una efectividad de ventas mucho más reducida. Mientras que con un microinfluencer generaría una interacción más eficiente por poseer un público más pequeño y fiel al influencer.

Es importante destacar que para ser macroinfluencer se debe de romper la barrera del 500k seguidores, lo cual es frecuente en nichos como la moda o el deporte.

Si estás a punto de comenzar este tipo de publicidad, ten en cuenta lo siguiente.

Determina los objetivos

Este un paso crucial y lastimosamente, muchos lo pasan por alto.

Aprende a diferenciar el alcance, la relevancia y la resonancia de tus objetivos, y con seguridad lograrás visualizar un mejor panorama para tus metas.

Define tu audiencia

Un error que comenten muchas compañías es elegir un influencer sin ni siquiera saber cuál es su audiencia. Debe de tener una alineación con el buyer persona de la marca, el mensaje de tu empresa y el nicho abarcado por el influencer.

Te interesará  2 cuadros de suscripción para tu blog

Elige los influencers con los que trabajarás

Teniendo una vez claros los objetivos y la audiencia, es momentos de definir qué influencer se adecúa a nuestra marca. Haz una investigación intensa por Google, redes sociales o una agencia de marketing especializada en influencers.

Un aspecto considerable es verificar que sus valores se asocien a tu marca.

Revisar las expectativas del Influencer

Ya elegido el o los influencers es momento de revisar sus expectativas y las tuyas como marca. Además, es imprescindible establecer ciertos acuerdos relacionados a la forma de pago, el contenido y las métricas a considerar.

Te recomiendo construir una relación a largo plazo dándole así la libertad de crear y compartir contenido de valor 100% auténtico.

Medir los resultados

En efecto, siempre debes medir los resultados. De este modo determinarás el éxito de tu campaña en general.

Esta analítica te ayudará a conocer si el influencer escogido ha encajado bien en tu campaña, y si ha cumplido con los objetivos que habías determinado desde un comienzo.

Te interesará  3 Reglas para crear una infografía de alto impacto

Con el objetivo de saber si merece la pena volver a contar con esta persona para otras campañas y alargar la relación. O si, de lo contrario, necesitas buscar a un nuevo personaje que empuje la visibilidad de tu marca entre el target de público que te interesa.

Finalmente, ten en cuenta que la publicidad con influencers puede ser tan compleja como la misma investigación de mercado. Asegúrate de no dejar cabos sueltos ni diseñar estrategias poco realistas y todo irá bien para ti y tu empresa.