Los rostros “perfectos” invaden las redes sociales y las campañas publicitarias, labios gruesos y formados, pestañas larguísimas, ojos de gato “Fox eyes”, narices respingadas, cutis lozanos y una serie de características faciales que buscan ser el modelo de rostro ideal. El llamado rostro ‘cyborgiano’, tal como lo definió en 2019 la periodista Jia Torentino en un artículo publicado en ‘The New Yorker’.

Este fenómeno no es nuevo, pero cada vez son más las iniciativas de poner freno a esta moda irresponsable. Por tal motivo, el Ministerio Noruego de Infancia e Igualdad dio a conocer su nueva ley, la cual prohíbe a los influencers y anunciantes publicar imágenes editadas. Para ser publicadas deberán incluir una etiqueta que será diseñada por el gobierno del país; donde se especificará al público los retoques, filtros o programas de edición que se han utilizado. El objetivo es luchar contra los estándares de belleza irreales en las plataformas digitales.

Iniciativa responsable

“Ayudará a frenar el impacto negativo que dicha publicidad tiene, especialmente, en niños y jóvenes”, subrayó el ministerio presidido por Anniken Huitfeldt. Cabe mencionar, que la motivación de las autoridades es acabar con la publicidad engañosa, así como eliminar los imposibles estándares de belleza que tantos problemas de autoestima e inseguridades vienen generando en usuarios de las redes sociales y los contenidos publicitarios.

El país Nórdico busca acabar con la publicidad engañosa y los estereotipos irreales que venden las redes sociales”

Sumado a ello, la nueva ley también será aplicada en los espacios físicos como carteles y paneles publicitarios que se colocan en las calles, así como en todo tipo de medios impresos.

Te interesará  2 virales de colaboradores que las marcas deben agradecer

Cabe destacar que antes que el país nórdico, Francia ya legisló en este sentido. Desde 2017 obliga a las publicaciones de moda a indicar si las fotografías habían sido retocadas. En el caso del Reino Unido no ha habido limitaciones desde el gobierno, pero sí campañas tan populares como la que a finales de 2020 puso en marcha la maquilladora Sasha Pallari, en la que instaba a poner límites al uso de los filtros. Con el ‘hashtag’ #FilterDrop (‘fuera filtros’).