En el ámbito laboral, los tipos de organización repercutirán directamente en el desarrollo del trabajo, limitándolo o facilitándolo, con una consiguiente repercusión en el rendimiento y la productividad.

La capacidad productiva de una empresa depende de su estructura organizativa. Tanto el aumento como la disminución de la misma puede deberse en buena parte a una adecuada o inadecuada estructura, respectivamente.

Organización empresarial

La organización empresarial corresponde al proceso de organización de los talentos humanos, financieros y materiales de los que dispone la empresa, para alcanzar los objetivos deseados. Son muchos los modelos de organización que podemos encontrar. Las estructuras más comunes son:

Organización lineal

Sistema de organización lineal con staff de asesoramiento, sistema de organización lineal con comités o consejos.

Organización funcional

Sistema de organización funcional o de Taylor, sistema de organización mixto y organización matricial.

Uno de los aspectos de los tipos de organización es el establecimiento de departamentos, que designan un área o división en particular de una organización sobre la cual un administrador posee autoridad respecto del desempeño de actividades específicas, de acuerdo con su uso más general, los departamentos pueden ser producción, control de calidad, ventas, investigación de mercado.

La administración proporciona un contexto o entorno en el cual se pueden interpretar las oportunidades y los problemas actuales.

El estudio de los tipos de organización es una forma de alcanzar un pensamiento estratégico, de ampliar la perspectiva y de mejorar las habilidades conceptuales. Primero hay que examinar la manera en la cual las fuerzas sociales, políticas y económicas han influido en las organizaciones y en la práctica de la administración.

Te interesará  Una dosis de creatividad: ¿Suerte o criterio?

Estructura organizativa

Si la naturaleza del trabajo hace necesario buscar soluciones de colaboración entre grupos de trabajo que funcionen de modo orgánico, la organización horizontal será más conveniente que la rigidez del modelo vertical. Así mismo la estructura organizativa del trabajo influye en el rendimiento de los empleados.

La horizontalidad fomenta el flujo de información y propicia la toma de decisiones propias, capacitando a los empleados a tomar decisiones operativas en el desempeño de su puesto de trabajo y también a consultar con la dirección las cuestiones que estimen pertinentes.

Más allá de un mínimo de obligado cumplimiento, relacionado con cuestiones legales y la política de la empresa, en la estructura horizontal, el personal persigue objetivos de producción.

Una estructura vertical podría resultar apropiada cuando se requieran mandos intermedios y una toma decisiones no participativa. Dentro de este contexto, al trabajador se le dan las pautas a seguir para ejecutar correctamente su trabajo, controlado por sus supervisores.

La productividad no debe verse mermada por disponer de tramos de control corto y una larga cadena de mando que remitan a una autoridad ejecutiva que tome las decisiones.

Mientras que la organización vertical se estructura en la realización de tareas concretas por individuos, la horizontal se basa en un flujo de trabajo llevado a cabo por un equipo. En función del perfil del trabajo o tareas que se deben de llevar a cabo, variará la productividad con uno u otro modelo.

Tipos de organización empresarial

  • Comanditaria
  • Cooperativa
  • Sociedad Anónima
  • Sin fines de lucro
  • Sociedad Colectiva