En un texto argumentativo, tienes la oportunidad no sólo de presentar un tema, sino también de defenderlo con recursos justificaciones y alegaciones. Puedes expresar variadas opiniones, en función a diversos planteamientos para resolver un punto específico.

Con el texto, puedes persuadir al lector sobre tu punto de vista o sobre un tema en especial. Por otro lado impulsas la capacidad de expresar ideas, opiniones y la posición sobre el asunto planteado.

Es decir, que aparte de expresar tu punto de vista, mediante algunas herramientas, ofreces la oportunidad al lector de opinar sobre el tema. El objetivo principal del texto argumentativo, es convencer al lector sobre un punto de vista. Por ello, es necesario que sea presentado de forma clara y con fundamentos.

En definitiva con una argumentación objetiva y con una diversidad lexical defendida, puedes convencer al interlocutor sobre el tema que estés planteando.

¿Te das cuenta de lo importante que es para ti el desarrollo de este tipo de textos? Por tal motivo, antes de ver las técnicas, te presentaré algunas características para que comiences a desarrollar esta herramienta persuasiva.

Te interesará  Día Mundial de la Fotografía ¿Qué significa ser fotógrafo hoy en día?

Características de un texto argumentativo

En este espacio, te mostraré algunos aspectos que debes considerar, en cuanto a la finalidad y a la estructura del texto argumentativo.

En este tipo de textos, se plantea el porqué de un tema, es por ello que no debes caer en ideologías o juicios. Además que la presentación debe ser como una propuesta explicativa resaltando el motivo de elección del tema.

Seguidamente debes escribir todos los soportes o argumentación de lo planteado defendiendo las razones de dicho planteamiento.

No es sólo determinar qué propuesta es mejor, sino que también debes reflejar variadas expectativas. Es decir, expresar que puede ocurrir en situaciones distintas. Este texto debe ser completo, quiere decir que si el tema no tiene solución, la debes dar a conocer.

Por otro lado, este tipo de textos debe ser claro y preciso. No te compliques ni compliques al lector con términos muy rebuscados. En cuanto a la estructura del texto argumentativo, puedo decirte que consta de la línea básica de introducción, un desarrollo y una conclusión.

Te interesará  Punto de equilibrio: ¿Cómo determinarlo y cuál es su importancia?

En la introducción se da a conocer el tema y el enfoque a tratar durante todo el texto, mientras que el desarrollo en el argumento, es el cuerpo de lo planteado.

Por otra parte, tenemos que la conclusión es la parte final, acá se retoma el texto pero ya con los argumentos planteados.

Técnicas para hacer un texto argumentativo

A continuación te mencionaré solo tres técnicas que debes tomar en cuenta para desarrollar tu texto argumentativo.

Dentro de la redacción de tu texto, debes dar importancia a la analogía, que no es más que paralelos y semejanzas entre situaciones. Con una buena aplicación de esta técnica, podrás alcanzar muy buenos resultados en tu texto.

Otra técnica que debes aplicar es el uso de palabras que reflejen la pasión, el sentimiento, de una forma no exagerada.

Finalmente, al desarrollar tu texto argumentativo debes aplicar la técnica llamada prolepsis. Esta consiste en anticiparte a los argumentos del lector.

Sólo estos tres ingredientes te ayudarán a crear un texto lo suficientemente fuerte como para lograr un mínimo de objeciones. De esta manera, podrás sustentar casi cualquier ideal ante la comunidad que elija para ello.

Te interesará  Para qué sirve el PR o las Relaciones Públicas