El Big Data juega un papel fundamental en nuestra vida cotidiana, impactando prácticamente en todo lo que hacemos, y el análisis de los datos se ha convertido en un gran negocio en los últimos años, lo que ha llevado a una mayor necesidad de analistas en este campo.

De todas las posiciones laborales que han proliferado desde la irrupción de internet y el proceso de digitalización empresarial tan profundo y extenso que se viene produciendo desde hace un tiempo, es la de analista de datos la que más mediática se ha hecho, quizá por toda la magia y el punto de misterio que tiene esta figura en una opinión pública poco familiarizada con la materia todavía.

¿Qué es un analista de datos?

Es una profesión cuya demanda viene en alza de un tiempo hasta ahora. Cada acción realizada en el mundo online deja una huella digital conformada por datos, los cuales ordenados, contextualizados y analizados tienen un poder inimaginable y pueden ser utilizados para mejorar las operaciones y márgenes de las corporaciones que decidan sacarle provecho a las migajas de información valiosa que las personas dejan a disposición al navegar por el ciberespacio.

¿Qué hace un analista de datos?

El analista de datos tiende a emplear Microsoft Excel y bases de datos relacionales la mayor parte de su tiempo, respondiendo a solicitudes comerciales específicas a través de la extracción y el análisis tradicionales. También se ocupa de la creación y actualización de informes, en muchos casos con el apoyo de uno o más software de visualización de datos.

Este puesto se convierte en quien efectúa análisis exploratorios sobre grandes cantidades de datos e implementa modelos estadísticos complejos o algoritmos de aprendizaje automático. Al tratar de identificar rasgos comunes, se requiere que un buen analista de datos tenga un conocimiento básico de estadísticas y bases de datos, relacionales y de otro tipo.

Te interesará  Magdalena Abreu es nombrada Sales Development Representative de Admetricks

El analista de datos, se responsabiliza de revisar la información procesada en grandes volúmenes, la misma que puede ser cualitativa y cuantitativa, aparte de analizar los datos, brinda soporte técnico para la toma de decisiones objetivas en el negocio.

Para ello, debe tener información previa, sea de la organización o negocio que sea responsable de dicha información, tiene que saber de qué trata el negocio y para ello, debe consultar y preguntar a los responsables de la información, quienes por lo general, elaboran distintos instrumentos sobre la base de variables determinadas, para obtener la información.

En este sentido, deberá tener claro de qué trata el negocio, que información se considera relevante para recoger y procesar, por lo que deberá determinar que preguntas se deben buscar responder para la toma de decisiones.

Es debido contar con una información procesada, veraz y de calidad, contribuyente a una toma de decisiones correcta, a la vez que permitirá que se pueda lograr mayor competitividad en la empresa, generar ingresos adicionales, reducir costos y disminuir cualquier problema relacionado con fraudes.

El analista también deberá tener conocimientos sobre Apache Hadoop, Hive o Pig. También puede tener conocimiento de lenguaje para elaborar base de  datos, como serían SQL o PL/SQL, también lenguaje estadístico como Phyton o R, entre otros.