Si todavía no tienes apuntado qué métrica debes manejar en tu empresa para alcanzar el éxito, tienes que quedarte en este post. Bien se dice que no podemos mejorar lo que no podemos medir, y considerando lo agresivo (altamente competitivo) del mercado, si no puedes mejorar, no llegarás lejos.

No te preocupes, nunca es demasiado tarde para comenzar, y si estás aquí, es porque deseas hacerlo ahora, y eso es válido.

¿Qué es una métrica?

Una métrica empresarial es un valor netamente cuantitativo que se utiliza para medir y analizar determinados factores que condicionan el performance de una organización. Es el registro de todos los detalles importantes, como los son:

  • Cantidad de clientes
  • Porcentaje creciente o decreciente de las ventas
  • Cantidad de productos en stock
  • Otros

Generalmente se confunden con los KPI’s (Indicadores claves de Desempeño), pero estos últimos están delimitados por una serie d objetivos e intenciones de la organización. Mientras que la métrica en sí es imparcial; son cifras exactas que luego se contrastarán con los campos indicados en los KPI.

Ejemplos de métricas empresariales y KPI´s

Por ejemplo, para medir el desempeño de cierta línea de producción podríamos establecer un KPI que evalúe la cantidad de piezas producidas por jornada. Además, asignar un rango razonable de acuerdo a la capacidad de producción.

No obstante, el valor real de cada jornada puede ser igual, menor y en raras ocasiones, superior al rango asignado en el KPI. ¡El valor es la métrica!

Ahora bien, todos los KPI’s necesitan de las métricas empresariales, pero no todas las métricas son precisamente KPI´s. Por ejemplo, la métrica del número de empleados activos en determinada jornada podría ser indiferente para los KPI´s de la organización, pero son datos importantes para el cuadro general de la empresa.

Te interesará  variables cuantitativas: definición, tipos y análisis

Importancia de usar métricas en tu empresa

Como habrás notado, el registro de ciertos datos puede ser de increíble valor para la organización. Toda organización que desea proyectarse en el tiempo necesita conocer el escenario real en el que pretende desenvolverse.

Solo a través de un buen manejo de las métricas empresariales, se puede estructurar un buen plan de crecimiento. Además, gracias a estas, es posible detectar errores o aspectos negativos del proceso productivo y posteriormente la intervención correctiva suele ser más productiva.

No importa si la empresa es grande o pequeña, es indispensable cuantificar la actuación de cada departamento y registrar todos los factores que determinan el performance general. Mientras más métricas relevantes tengas, es más sencillo armar un panorama más preciso, lo cual permite desarrollar estrategias más poderosas.

¿Cuáles son las métricas más importantes para mi empresa?

Conociendo ahora qué es una métrica empresarial es entendible el cuestionamiento sobre cuáles son las más importantes y cuáles son prescindibles.

Sin embargo, debes saber que depende en gran medida del tipo de empresa que tengas y los objetivos que persigas. No obstante, existe un conjunto de valores cuantificables que suelen estar presentes en empresas de todo tipo.

Veamos algunas de estas.