Entramos en una eterna discusión sobre el dinero de una empresa, ya que muchos expertos afirman que una compañía solo necesita tener lo justo para cancelar nóminas.

Mientras que el restante es simplemente dinero que se puede reinvertir sin dejar estancado.

Aunque hay un sector que acusó esto como una movida muy agresiva en cuanto a la estabilidad financiera, hay un sector que asegura que se debe tener en caja lo necesario.

Cuando nos referimos a esto, hacemos referencia a lo justo para cancelar por lo menos 5 meses de nómina y para esto es cuando se aplica lo conocido como el balance general.

¿Qué es un balance general?

Un balance general o estado de situación financiera es un documento en donde está expresado en forma numérica todo el valor neto de una compañía.

Esto puede ir desde las inversiones, perdidas, ganancias y proyecciones anuales en algunos casos.

Así que, en pocas palabras, un balance general Su función no es más que la de conocer la situación financiera y patrimonial de una compañía y poder hacer cambios para encaminar la misma.

Estructura del balance general de las empresas

De igual manera, cuando hablamos de balance general se establecen tres puntos importantes, que van casados con este detalle.

Y es que hay varios elementos del balance general que se deben tomar en cuenta como:

Activo

Esto incluye todas las labores o bienes que puedan atraer un ingreso económico a una compañía.

Pasivo

Al contrario de la primera, esto en el balance general representa todas las facturas o deudas a cancelar por la compañía.

Te interesará  Aspectos esenciales de la investigación de mercados

Patrimonio Neto

Esto se resume en ser todo el dinero disponible para su uso dentro de la compañía. mayormente está capitalizado por beneficios de años anteriores y aportes de los socios.

Así que la fórmula para un balance general correcto debe ser Activo = Patrimonio Neto + Pasivo.

Diferencias entre el balance general y estado de resultados

Cuando hablamos de estos términos, debemos tener en cuenta ciertas cosas, ya que, aunque ambos se parezcan, en términos contables, ambos tienen cuestiones distintas.

Hablando desde las generalidades, mientras uno te da detalles de ingresos, egresos y ganancias, otro te detalla todo lo que entra a la empresa más todo lo que es un egreso en un rango de tiempo.

Balance General

Como balance general ejemplo, nos referimos al hecho de un análisis de carácter anual que se realiza para conocer a detalle cuánto fue el gasto operativo y cuánto ingresó.

Esto con la finalidad de conocer cómo ha ido incrementando o disminuyendo los márgenes según la inflación que pudiera presentarse en un país.

Recordemos también que su fórmula nos presenta Activo = (Pasivos + Capital del propietario).

Estado de resultados

A diferencia de la primera, en el caso del estado de resultados, su fórmula se desglosa como “Ingresos netos = (Ingresos − Gastos)” en un tiempo determinado para brindar a la empresa conocimiento específico.

Todo esto con el objetivo de controlar para realizar análisis durante temporadas del año.

Estas temporadas pueden ir desde semanales, mensuales, trimestrales, hasta semestrales.