Seguramente, si has mostrado interés en aprender a posicionar contenido en los medios digitales, habrás escuchado sobre “vencer al algoritmo”. Millones de usuarios de las distintas plataformas emprenden su travesía de posicionamiento partiendo de este punto; entender cómo funciona, cada cuánto cambia, y cuáles son las mejores prácticas.

Pero, ¿qué es realmente este elemento?

Hoy vamos a centrarnos en el verdadero significado de este elemento y exploraremos cómo funciona en las redes sociales de mayor impacto.

¿Qué es un algoritmo?

La palabra algoritmo va mucho más allá de los medios sociales/digitales. De hecho, desde antes de las redes sociales, ya existían; han convivido con nosotros desde hace mucho. En realidad, la definición de este elemento nos lleva a verlo como un conjunto de criterios, que, en secuencia, permiten resolver una situación o concretar una acción.

Si tomaras un fragmento de tu rutina matutina y la describieras de manera secuencial, tendrías tu propio algoritmo. Este principio se utiliza esencialmente en programación, pues, permite estructurar secuencias, implementar o definir puntos de decisión y trabajar con las consecuencias.

Todo software y/o app funciona en base a este tipo de criterios, y dado a que se pueden estructurar de infinitas maneras, las redes sociales han encontrado en este, una manera de organizar y priorizar el contenido.

¿Cómo funciona el algoritmo en una red social?

Es fundamental comprender que una red social funciona con una serie de algoritmos distintos. Desde la usabilidad de su interfaz, el criterio de seguridad, censura del contenido y en efecto, el posicionamiento del mismo.

No obstante, los algoritmos relacionados al posicionamiento parecen haber ganado el interés de las masas. ¿Y quién no quisiera conocerlos y entenderlos para ganar autoridad en una comunidad virtual?

Te interesará  5 consejos infalibles para contratar WiFi para tu hogar

Veamos algunos de ellos.

El algoritmo de Facebook

Visto desde una perspectiva simple y efectiva, podemos visualizar el algoritmo de Facebook de la siguiente manera.

Inicialmente, se enfocaba en las reacciones, cierta tabla de afinidad con el usuario y un orden cronológico. No obstante, a pesar de haber sido de gran utilidad, en los últimos años, esta serie de criterios para el posicionamiento de contenidos se fue alterando.

En la actualidad, la plataforma está configurada para procesas nuevos datos, cambios en el comportamiento del usuario, preferencias, y búsquedas. De esta manera, la plataforma aprende diariamente sobre sus usuarios y organiza lo que “debe serle relevante”.

El algoritmo de Instagram

Por su parte, el algoritmo de Instagram, aunque pertenece al grupo Meta, tiene una configuración distinta.

Este sistema permite recolectar datos sobre el tipo de reacciones e interacciones que tiene una publicación. Se incluyen likes, comentarios, compartidos, guardados e incluso, si existe comunicación por DM entre los usuarios y la cuenta que publica.

Se trata de una red de criterios y condiciones compleja, aunque no tan dinámica como la de Facebook.

El algoritmo de los buscadores

No es un secreto que, en el posicionamiento de contenido, el SEO es una de las ramas más cotizadas; sobre todo en el sector B2B. Para dominarlo, por supuesto, debes entender cómo funcionan los buscadores, pero indiscutiblemente, debes conocer el algoritmo de Google.

En este caso, las SERP cuentan con cerca de 200 criterios para determinar a relevancia y el posicionamiento de un sitio. Dentro de los fundamentales están: la cronología, la cantidad de referencias, tasa de permanencia, Keywords, entre otros.