Si de algo debemos estar seguros, es que, en asuntos de dinero, el registro de movimientos y un constante estudio del flujo de efectivo son fundamentales. Saber qué está sucediendo con los fondos de la empresa o proyecto es esencial para el crecimiento, de lo contrario, estaríamos trabajando con una receta de fracaso.

Pero si todavía no sabe de qué se trata, es momento de pensar bien cómo quieres manejar tu negocio. ¡No te preocupes! Justo ahora vamos a adentrarnos en los conceptos básicos de este importante elemento de las finanzas tanto personales como empresariales.

Toma notas, y aprende lo necesario para mantener las finanzas saludables.

¿Qué es el flujo de efectivo?

Cuando se habla de flujo de efectivo, se trata de la relación de entrada y salida de dinero de la persona o empresa. El dinero cumple un ciclo de ingresos y egresos en el que un objetivo sensato es acumular un poco más en cada giro.

Siempre que el volumen de ingresos sea mayor que el volumen de egresos, estamos hablando de un flujo óptimo. Y aunque no siempre puede cumplirse, este ha de ser el objetivo principal de cualquier persona o entidad que desarrolle actividades económicas.

Calcula el flujo de efectivo de tu negocio

Para determinar el estado del flujo de efectivo, en efecto, debes revisar detalladamente todos los movimientos financieros de la empresa. Por supuesto, lo ideal es agrupar movimientos por determinados períodos de tiempo.

Generalmente se levantan registros mensuales y se calcula el flujo de efectivo en trimestres, semestres y/o años. La idea principal es identificar si de cada giro económico va aumentando el volumen de dinero de la entidad.

Te interesará  Aprende a calcular el IVA acreditable y deduce cuánto pagar al SAT en tu cierre fiscal

Lo importante es aprender a identificar si la evaluación se determinará en relación a:

  • Operaciones
  • Financiamiento
  • Inversiones

Cómo mejorar el flujo de efectivo

Ahora bien, bajo una perspectiva innovadora, siempre has de apuntar a la optimización del flujo de efectivo.

Curiosamente, no necesariamente significa establecer métodos para vender más. Puedes pasar de vender cientos a vender miles de dólares por mes, pero si tu salida de dinero también aumenta en esa proporción, estarás en el mismo lugar.

La idea principal de la mejora del flujo de efectivo radica en el diseño de un sistema que te permita quedarte con más. Esto involucra los siguientes puntos.

  • Reducir y controlar los egresos
  • Agilizar el proceso de cobros
  • Establecer procesos más económicos y efectivos
  • Aumentar el volumen de prospectos y conversión
  • Optimiza tu línea de negocio

¿Por qué concentrarse en el flujo de efectivo?

Si tu objetivo es hacer crecer tu idea de negocio o mejorar tus finanzas personales, sin duda el foco ha de estar en el flujo de efectivo. De nada sirve tu proyecto si no eres capaz de acumular liquidez a cambio del desarrollo de tus actividades comerciales.

Necesitas asegurarte de que el flujo de efectivo es favorable y de que, a mediano y largo plazo, estarás cosechando ganancias significativas. Por eso, ese ha de ser el foco principal.