fuentes para logo fuentes para logo

Qué considerar para elegir la fuente para mi logo

Elegir una fuente para logo es una de las etapas del desarrollo de marcas que resulta engorroso y complicado; no por los días que pasas analizando la forma y lo que transmite cada formato, sino porque es una decisión que no puedes cambiar mes tras mes.

Lo ideal es que una vez que definas tu logo, trabajes en darle consistencia y que tu audiencia pueda familiarizarse con él cuanto antes. Por ello, hoy te mostraré lo que necesitas saber para elegir la fuente que acompañará tu identidad.

Cómo identificar fuentes

Accediendo a diversos bancos tipográficos, como:

  • Gratuitos: Cufont, Dafont, Dafont Free, otros.
  • Premium: My Fonts, Whats The Font, otros.

Entenderás que hay diversas categorías de fuentes que se diferencian tanto en sus características en programación o tipo de archivo digital, como en aspectos visuales. Hay miles de fuentes disponibles en el mercado, pero se podrían clasificar en 3 categorías principales.

  • Serif
  • Sans Serif
  • Script

En efecto hay un catálogo extenso, pero estas tres son las más utilizadas para el desarrollo de logos.

Serif

Puedes identificarlas detallando los extremos de cada caracter. En estos puntos encontrarás líneas verticales que adornan cada letra, como en el caso del clásico Times New Roman. Ideal para representar un estilo elegante y clásico.

Sans Serif

También conocida como “Sin Serifa”; hace referencia a ese tipo de fuentes que no tiene esos adornos en los extremos. Son también conocidas como de “Palo seco”, puesto a que se constituyen por líneas rectas sin adornos, como es el caso de Helvética. Marca una puta de innovación y frescura.

Te interesará  Los maestros del diseño y la publicidad

Script

En este caso, la fuente emula el movimiento manual para la escritura. Es una representación digital de lo que observamos normalmente en las firmas; en efecto está llena de curvas y tiene el aspecto de “Letra corrida”. Ciertamente es más elegante y creativa, pero en ocasiones puede ser poco legible.

Dentro de cada una de estas categorías, una diversidad de diseñadores presentan modelos de fuentes gratuitos o premium a fin de que nuevas marcas encuentren una manera visual de expresarse.

Cómo elegir la fuente para mi logo

Para identificar la fuente que usarás en tu proyecto, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • El estilo de la marca va acompañado de algunos atributos como fuerza, estabilidad, flexibilidad, entre otros. Si analizas lo que percibes frente a cada tipo de fuente, encontrarás que algunos están más alineados que otros con “eso” que deseas transmitir.
  • No debes utilizar más de dos fuentes en un mismo logo. Lo ideal es que puedas conectar con tu audiencia desde una imagen clara y los excesos siempre generan confusión.
  • Asegúrate de que la fuente sea legible incluso en formatos pequeños. Al hablar de una marca, debes pensar en la representación del logo en un botón, bolígrafo u otros objetos.

Algo que debes tener en cuenta es que necesitarás tiempo para evaluar cada propuesta. Primero céntrate en una categoría que vaya afín con tu marca; luego busca la sincronicidad con los demás elementos.

Por supuesto, en pro de ser 100% auténticos, también puedes modificar o desarrollar tu propia tipografía. Aunque este último tiende a ser un poco más complejo.

Te interesará  Automatización de Marketing: Mejores prácticas para una comunicación efectiva

Solo asegúrate de que no estás adoptando una fuente para logo que sea poco funcional, o peor que se parezca a lo que otra empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *