Aprende a diseñar el organigrama de una empresa con una serie de pasos sencillos. En ocasiones las tareas administrativas o conceptuales pueden dejar fuera de foco a los encargados, pero esta no será una de esas veces.

Créeme, si sigues esta guía al pie de la letra, tendrás un organigrama profesional y efectivo en poco tiempo. Además es un proceso fácil de recordar, así que en una siguiente ocasión te será mucho más sencillo levantar la información del mismo.

Cómo elaborar el organigrama de una empresa

El organigrama de una empresa guarda una estrecha relación con la jerarquía interdepartamental y muestra los canales regulares para atender cualquier solicitud. Por ello, su diseño debe ser claro, específico y por qué no, innovador.

Veamos la secuencia de pasos que te ayudarán a crear un organigrama profesional.

  • Entrevista a una fuente calificada dentro de la compañía. Necesitas entender la cadena de mando y las vías por donde fluye la información, niveles de responsabilidades y demás.
  • Con la información recolectada, agrupa el personal por departamentos y distribuye en un borrador todos los departamentos de la empresa.
  • Partiendo desde el departamento de mayor rango, identifica en (orden descendente) el resto de departamentos.
  • Selecciona el tipo de organigrama que mejor aplique a esa empresa y distribuye la información actual.
  • En cada departamento, agrega información relevante como las responsabilidades y observaciones especiales.
  • ¡Eureka!
Te interesará  "Primer: La App de Google que brinda lecciones de Marketing"

Las etapas más difíciles son el levantamiento de la información y la identificación de departamentos dentro de la jerarquía. Fuera de ello, no encontrarás dificultad alguna.

Organigramas empresariales profesionales y creativos

Generalmente las empresas optan por desarrollar organigramas verticales u horizontales. En ellos se establece una clara diferenciación jerárquica en cada departamento, pero algunos estudios reflejan que también marcan distancia entre la jefatura y los departamentos de menor rango.

Como consecuencia, los últimos empleados en la cadena sienten menos identificación con el proyecto y creo que sabes a dónde conduce ese camino.

Ahora bien, si en medio de lo profesional, eres capaz de diseñar alguna variante creativa que muestre cercanía, puedes lograr una conexión significativa. Un ejemplo de ello son los organigramas circulares o los organigramas dinámicos.

Siempre que quede definida la cadena de mando y las responsabilidades sean fáciles de identificar, asegúrate de mostrar tu lado creativo dentro de lo técnico.

Somos seres creativos por naturaleza, así que

Te interesará  Generando espacios de desarrollo para mujeres en las empresas

¿Por qué no utilizar ello en el ámbito profesional?

¿Por qué limitarse a dibujar cuadros y líneas solo para cumplir la asignación?

¿Qué pasaría sí cambiaras la forma en cómo se ven y perciben las cosas?

El organigrama de una empresa es uno de esos documentos que muestran la esencia de todo el personal que la constituye. Aunque frecuentemente es infravalorado, cuando se utiliza para fomentarla cohesión de los equipos de trabajo, la comunicación óptima y la toma de decisiones oportuna; comienzan a aparecer una serie de beneficios no contabilizados previo al diseño.

Sin duda, ahora no solo sabes cómo elaborar un organigrama, sino que eres consciente del potencial que puede disparar esa hoja con cuadros y líneas.