Las ventas personales son el brazo interpersonal de la mezcla de promoción. La publicidad consiste en la comunicación no personal con grupos de consumidores.

Las ventas personales implican las relaciones interpersonales entre vendedores y clientes individuales de diferentes maneras. Tenemos: cara a cara, por teléfono o videollamada.

Este tipo de venta es mucho más eficaz que la publicidad, sobre todo si son ventas complejas. Los vendedores tienen la posibilidad de sondear a los clientes para averiguar más acerca de sus problemas y luego adaptar la oferta y la presencia de marketing para ajustar a las necesidades especiales de cada cliente.

El papel de las ventas personales varía de acuerdo a la empresa, ya que hay empresas que venden sus productos por internet. De todos modos necesitan a alguien que responda de manera inmediata y clara al cliente online.

La fuerza de ventas sirve como un vínculo fundamental entre una compañía y sus clientes. En muchos casos, los vendedores sirven a dos amos: al vendedor y al comprador. Esto les permite que realicen investigaciones de mercado y trabajo de inteligencia relacionado con  estrategias que favorecen al área de marketing.

Los marketeros sacan información vital de los vendedores. Ya que ellos les pueden contar el día a día de lo que sucede fuera de la compañía.

Por eso es importante que el área de ventas y marketing trabajen en conjunto. Ambos refuerzan los ingresos en números y la eficacia de una estrategia o campaña bien planteada y con resultados impactantes, generando lealtad con sus clientes y capturando a los futuros clientes potenciales.

_
Libro: “Marketing” Autor: Philip Kotler / Gary Armstrong

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!