Basta echar la vista atrás apenas un par de décadas para comprender que, los camiones y, con ellos, el transporte vía terrestre, ha evolucionado de una forma impensable.

De aquellos vehículos que salían con un conductor a destino y no se controlaba ni las horas de conducción, ni por dónde se transitaba o, ni siquiera, dónde repostaba y descansaba a los registros y datos que emiten y se pueden gestionar desde las cabinas hay toda una revolución tecnológica.

En primer lugar, el mandato ELD ha permitido garantizar al conductor y, también, por extensión, a la empresa, que se cumplen de forma escrupulosa los horarios de conducción y descanso necesarios para tener una seguridad de carga máxima. Los excesos de horas al volante han supuesto, a lo largo de la historia, una elevada cifra de bajas e incidentes y accidentes. Gracias a este tipo de registros se va avisando al conductor dónde parar para descansar a tiempo.

Otro de los grandes avances han sido las cámaras de tablero. Hablar de las dash cams mejor valoradas es hacerlo de dispositivos que, bien enfocando hacia el interior de la cabina, hacia el exterior o bien en ambos sentidos, han permitido utilizar e incorporar la inteligencia artificial al servicio no solo de la empresa sino del conductor. Estos dispositivos se ha demostrado que acaban ahorrando dinero.

¿Cómo? Las cámaras sirven para grabar. Hasta ahí, lo normal. Sin embargo, la inclusión de las dash cams en cabina va un paso más allá. Se trata de unos dispositivos que se activan en el momento que, por ejemplo, el vehículo hace un viraje, frenazo o acelerón que supone un cambio considerable en la conducción que se estaba llevando a cabo. Esto ha servido para registrar las imágenes ante imprudencias en la carretera tanto por parte de los propios camiones como de otros vehículos que han podido provocar un accidente en la calzada.

Te interesará  Como ganar dinero en internet en los portales para adultos

Estos datos han servido para negociar desde las empresas con los seguros que, gracias a este tipo de sistemas, han conseguido dejar de hacerse cargo de incidentes en los que el camión implicado no ha tenido culpa alguna.

Además, el uso de la IA ha permitido también tener una ayuda en el interior de la cabina cuando reconoce el rostro del conductor y ve que está despistándose. El aviso permite que se vuelva a tener la conciencia de la conducción, evitando accidentes y prestando asistencia en caso de que esté sufriendo malestar.

¿Qué más avances se están incorporando en las cabinas? Los datos que ofrecen estos dispositivos, interpretados de forma correcta, pueden ayudar a las empresas a crear modelos de conducción más responsables y optimizados para mejorar el gasto en mecánica y combustible.

También, el hecho de poder dar seguimiento vía GPS a los vehículos permite, en tiempo real, ser capaces de modificar la ruta si se tiene información de incidentes en la carretera de tránsito, incidencias meteorológicas o incluso rediseñar en caso de que surja una recogida que pueda realizarse con el nivel de carga que lleva el vehículo. “Este tipo de decisiones sobre la marcha está ahorrando muchas rutas y poner en marcha más de un camión para algo que podría gestionarse en la misma acción de transporte” explican.