Todos hemos buscado (al menos una vez) una referencia sobre algún tema en internet. En esos momentos de incertidumbre, mientras navegamos, esperamos encontrar un buen artículo de opinión; esas palabras de alguien con experiencia que nos muestre perspectivas diferentes sobre nuestro tema de interés.

Ahora bien ¿Qué tal si eres tú quien ofrece esas soluciones a otros?

Si eres conocedor sobre algún tópico, o has tenido experiencias impactantes con el uso de algún producto/servicio, es tu voz la que puede guiar a otros. Sin embargo, sin las técnicas adecuadas, puede que el artículo no sea suficientemente bueno.

En ese sentido, he condensado una serie de pasos para desarrolles tu propio artículo de opinión. Al terminar, estarás listo para compartir tu experiencia, e incluso, podrías entrar en un nuevo campo profesional.

Estructura de un artículo de opinión

A estas alturas no viene al caso mostrarte la típica estructura de “Intro + Desarrollo + Concusión”. Lo ideal es mostrarte cómo se divide esto internamente en cada artículo.

Para ello, ten en cuenta que las partes secuenciales serían:

  • Atracción
  • Tesis
  • Argumento
  • Contraste
  • Opiniones actuales
  • Sugerencias

Durante cada etapa, debes considerar que la voz ha de ser directa, limpia y en primera persona. Lo peor que podríamos encontrar en este tipo de artículos es una entrada donde no hay personalización del lenguaje.

¡Queremos un artículo de opinión, no un trabajo de grado!

Así mismo, tu público también desea una respuesta rápida y lo más personalizada posible. Esto ganará su atención y sin duda leerá hasta el final todo lo que tengas para decir.

Te interesará  Guía completa para la administración de inventarios

Cómo elaborar un artículo de opinión

En función a la estructura que ahora conoces, lo ideal es seguir una secuencia de pasos que te ayudarán a tomar forma en la idea y sin duda te servirán de esqueleto para mantener un mismo curso en la comunicación.

Ten en cuenta que un artículo de opinión es temporal, en la mayoría de los casos; como aprendí en una academia de inversiones: “El tiempo cambia proyecciones”.

  • Primero asegúrate de conocer las novedades en el área. Es excelente si te consideras experto en el tema, pero ten en cuenta que la experticia es temporal a menos que te mantengas actualizado en “modo aprendizaje”.
  • Compara tus experiencias con los resultados de la investigación y dale solidez a tu criterio. Pocas cosas son tan desagradables (en el sector), que encontrar información que carece de consistencia.
  • Desarrolla un párrafo introductorio en el que muestres tu intención al tocar el tema, y al mismo tiempo, que conecte con la audiencia a la que te diriges. Evita ser arrogante, por mucho que sepas, sé empático en el lenguaje y atrae a tu audiencia.
  • Teniendo esto en cuenta, revela el por qué estás desarrollando la idea. ¿Qué ocurrió? ¿Qué viviste? ¿Qué consideras que podría estar afectando ese “algo”?
  • Sustenta esa percepción con detalles técnicos, datos, registros que validen tu percepción. Por ejemplo, al hablar de la evolución del teletrabajo, podría argumentar con la tasa de crecimiento de esta modalidad incluso 2 años después del inicio de la pandemia por COVID-19.
  • Para darle más fuerza a tu opinión, siempre será necesario plantear ideas que vayan en contra. Si estos antagonistas no son lo suficientemente convincentes, tu idea ganará mayor relevancia. Investiga en contra de lo que crees y encontrarás detalles que te darán puntos a favor.
  • En la siguiente sección, presenta una opinión personal sobre lo que está ocurriendo, cómo eso influye en tu vida o la de otros y qué consideras que debe hacerse. Ciertamente no planteas una propuesta de inmediato; solo se trata de humanizar y concientizar al lector con respecto al tema. Por ejemplo: si estás hablando sobre las pruebas cosméticas en animales, puedes incluir algo del estilo
Te interesará  Guía para vender por redes sociales

Estos datos me dejaron perplejo; realmente me paralicé cuando entendí el verdadero impacto de lo que ya intuía. Tantos animales en sufrimiento por la vanidad del hombre; no me parece justo…

  • Llegado a este punto, es momento de dar una solución. Sería una pena que tu blog fuese del tipo de portales que se encargan de comunicar todo lo que hay que mejorar pero que al mismo tiempo es incapaz de ofrecer algo de ayuda. Un artículo de esta categoría no consiste solo en criticar, sino en aportar valor y fomentar el avance.

Técnicas para escribir un artículo de opinión

Si bien es cierto que siguiendo la estructura planteada el camino está bastante despejado, nunca está de más equiparte con algunas herramientas. Al fin y al cabo, mientras tengas mejores maneras de trabajar, avanzarás con una fluidez sorprendente.

Tomando esto en cuenta, apunta lo siguiente:

  • Evita a toda costa las ambigüedades; sé directo y específico.
  • Haz uso de oraciones cortas.
  • Por mucho que desees compartir, aprende a sintetizar ideas.
  • Asegúrate de ofrecer descanso visual a tus lectores; para ello estructura párrafos de máximo 4 o 5 líneas.
  • Construye un lenguaje familiar e inclusivo; obviando la nueva connotación de la palabra, la idea es involucrar al lector en lo que está leyendo.
  • Sé genuino al momento de plantear argumentos.
  • Utiliza herramientas automatizadas para la revisión de tus piezas.

Con estas anotaciones, entiendo que puede parecerte algo complejo de manejar. Aun así, te invito a detallar cada paso y técnica. Notarás que a medida que atiendes cada uno, el proceso se vuelve ligero.

En esencia, es un modelo que te permitirá estructurar ideas sin importar su tamaño y complejidad. Puedes abordar cualquier tema y crear un artículo de opinión que conecte e incluso persuada a tu audiencia; y entenderás que allí se abren las puertas a un extenso campo de posibilidades.

Te interesará  Guía práctica para hacer una investigación de mercados

¿Se puede vivir de opiniones?

Algo curioso es que si cuentas con tu propio blog, puedes crear una sección para artículos de opinión y compartir ideas 100% personales. No obstante, con ello puedes ganar relevancia en determinada audiencia y al final puedes conectar con una amplia variedad de alternativas para monetizar.

El marketing de contenidos es una de las potencias económicas dentro de los nuevos rubros profesionales. Así que sí, puedes vivir de compartir tus opiniones siempre y cuando aprendas a compartirlas correctamente.