Dadas las circunstancias, puede que tanto a nivel personal como jurídico, empresarial u otro, necesites identificar y clasificar posesiones. Esta clasificación de bienes da origen a una perspectiva imparcial sobre lo que se tiene, lo que no y cómo se actúa con respecto a cada bien.

En la mayoría de los casos, esta clasificación está relacionada con la resolución de asuntos legales. Por ejemplo en una auditoría del patrimonio organizacional, establecimiento de normativas para el uso de determinados espacios, restricciones de acceso a ciertas propiedades, entre otros.

¿Quieres aprender los distintos tipos de clasificar un bien?

¡Vayamos a ello!

Una vista general de la clasificación de bienes

Inicialmente debes identificar como un bien, todo objeto, espacio, construcción, documentos e incluso elementos intangibles; que pueda estar en manos de una persona u organización, indiferentemente de si esta última tiene un carácter privado o público.

Por lo tanto, podríamos decir que un bien es todo lo que se pueda poseer o a lo que se le pueda aplicar un grado de autoridad. Quizás la definición te parezca muy amplia, pero los bienes lo son, pues, un bien puede ser desde un lápiz hasta una urbanización (y más). En ese sentido, la clasificación de bienes tiene diferentes connotaciones que te describiré en un segundo.

Te interesará  Intraemprendimiento en el área de marketing

Bienes en derecho civil

  • Muebles: se constituyen por aquellas pertenencias que pueden ser transportadas sin necesidad de alterar su naturaleza.
  • Inmuebles: contrarioal anterior,están anclados a un lugar físico y no pueden ser removidos.
  • Fungibles: generalmente son documentos de acuerdos para obtención de beneficios.
  • No fungibles: perduran en el tiempo, indiferentemente del uso del mismo.
  • Consumibles: desaparecen desde el primer uso.
  • No consumibles: su desgaste se produce en un largo período de tiempo.
  • Simples: no se pueden subdividir en partes.
  • Compuestos: constituidos por un conjunto de varios elementos que al separarse mantienen su naturaleza individual.

Esta es quizás la clasificación que encontrarás en el día a día, sin embargo, suele estar acompañada de un segundo punto de vista al momento de segmentar los bienes. Este segundo perfil plantea una clasificación según el acceso que se tenga al bien, dejando tres categorías.

  • Público: aquellos a los que pueden acceder cualquier persona sin ningún tipo de restricción.
  • Privados: su acceso está limitado por su dueño y la irrupción de terceros en éstos es causa de delito.
  • Propiedad privada: cuentan con una clara estructura privada pero permiten el acceso a personas ajenas al dueño siempre que cumplan ciertos criterios (generalmente comerciales).
Te interesará  Una formación práctica con una metodología diferente

Ahora bien, entre ambas clasificaciones, se crea una brecha interesante donde los bienes pueden pertenecer a una combinación de un único aspecto de la primera lista con un único elemento de la segunda.

Existe también una clasificación de bienes según:

  • Grado de escasez
  • Derecho administrativo
  • Funcionalidad
  • Grado de transformación
  • Renta

Y estoy seguro de que dependiendo de los intereses de la categorización de estas posesiones, puede que surjan otros modelos que ayuden a comprender la naturaleza de los bienes. De esa manera, poder establecer normativas, y tomar decisiones más acertadas.