Todos los consumidores tenemos diferentes perfiles, lo cual hacen que el producto que escojamos este alineado a estos para concretizar una venta de un producto o servicio. Estos perfiles son los siguientes:

Innovadores: Son consumidores que tienen abundante recursos y una alta autoestima. Son exitosos y sofisticados, y tienen gustos por bienes y servicios de alto nivel, innovadores y especializados. Ejemplo: vinos finos, tecnología reciente, automóviles de lujo.

Pensadores: son consumidores bien educados que valoran el orden, el conocimiento y la responsabilidad. Les gusta estar bien informados acerca de los productos que compran, ya que están bien enterados acerca de sucesos mundiales y nacionales. Ejemplo: noticias y servicios de información, casas austeras y muebles para el hogar.

Triunfadores: el estilo de vida de los triunfadores está enfocado y estructurado en torno a la familia, un lugar de meditación y la carrera. Ejemplo: vacaciones familiares, artículos que promueven el mejoramiento profesional, compras en línea, piscinas.

Experimentales: son consumidores jóvenes, entusiastas e impulsivos que están motivados por la autoexpresión, ellos disfrutan verse bien y comprar productos “cool”.

Ejemplo: moda, entretenimiento, deportes, actividades sociales.

Creyentes: son conservadores, convencionales y sostienen creencias basadas en valores tradiciones relacionados con la familia, la religión, la comunidad y el patriotismo. Ejemplo: participan en organizaciones sociales,  religiosas o fraternales, organizaciones caritativas.

Luchadores: están motivados por el logro, pero carecen de los recursos para cumplir todos sus deseos. Ejemplo: artículos modernos o de impulso, tarjetas de crédito, copias de productos de diseñador, compras como entretenimiento.

Fabricantes: están motivados por la auto expresión, son consumidores que experimentan el mundo al participar en muchas actividades de hágalo-usted-mismo. Ejemplo: autopartes, suministros de mejoramiento para el hogar, descuentos de minoristas.

Sobrevivientes: viven una vida estrechamente enfocada y tienen pocos recursos con los cuales manejarse. Ejemplo: necesidades básicas y artículos de primera necesidad, marcas viejas y consolidadas.


Fuente: O.C. Ferrel/ Michael D. Hartline (2014). “Estrategia de Marketing” (Quinta edición). México: Impreso en Cosegraf.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!