Todo empresario y emprendedor debe conocer la diferencia entre costo y gasto. Un par de conceptos que se viven día a día dentro de las empresas y que su connotación podría cambiar el curso de la organización.

Las finanzas son tan sutiles y tan poderosas que el desconocimiento de los detalles mínimos puede generar un caos monetario. Pero, asimismo, el mejo adecuado de los conceptos puede ayudarte casi como un milagro.

Veamos de qué tratan estas dos caras de los movimientos financieros dentro de las empresas.

¿Qué es el costo?

Para entender la diferencia entre costo y gasto, por supuesto es necesario separar ambos conceptos y entender cada uno antes de compararlos. Comencemos con el costo.

Cuando hablamos de costos o costes (el término varía según el país), se trata de el egreso de capital cuyo propósito afecta directamente el proceso productivo. Es decir, se trata de las inversiones que se hacen para obtener determinados bienes o prestar determinados servicios.

Lo que al final repercute en una retribución económica para la empresa. En otras palabras, se conoce como esas inversiones que realiza la empresa para cumplir con su rol y generar un ROI.

¿Qué es el gasto?

Ahora bien, no todas las erogaciones de dinero se relacionan directamente con los beneficios líquidos de la empresa. Por ejemplo, el presupuesto de papelería, lo salarios del personal, facturas de electricidad y otros servicios.

En este caso, siguen siendo indispensables para el funcionamiento de la empresa, pero no necesariamente influyen en el ROI. A este tipo de movimientos se le denomina “gasto”.

Estos pueden ser gastos fijos o variables de acuerdo a la naturaleza y frecuencia dentro del cronograma de egresos de la empresa. Pero en ninguno de los casos pueden ser considerados costos.

Te interesará  Cómo evitar que tus campañas de email caigan en SPAM.
costo y gasto
Costo y Gasto.

Principales diferencias entre costo y gasto

Ahora que conocemos el aspecto esencial de cada uno de estos conceptos, es más sencillo entender qué categoría ocupan los movimientos que le damos a los fondos de la empresa.

Si deseas ver un desglose más detallado, permíteme compartirte una lista con los puntos a considerar. Al final, lo más importante es que logres identificar la diferencia entre costo y gasto para que puedas llevar un mejor control en tu empresa.

  • El costo se relaciona con la producción, mientras que el gasto con los procesos paralelos, aunque necesarios.
  • El costo repercute en el ROI, pero el gasto no tiene retorno de ningún tipo.
  • Una estructura de costos es equivalente a una estructura de inversiones internas.
  • La gestión de gastos minimiza pérdidas, pero no aumenta ganancias.

Diferencia entre costo y gasto ejemplos

Tomemos una zapatería para evaluar la diferencia entre costo y gasto ejemplo.

Los egresos relacionados a la adquisición de calzado al por mayor, representan algunos de los costos de la zapatería. Mientras que los egresos relacionados al material de limpieza de las estanterías, forma parte de los gastos.

Es simple ¿verdad?

¿Cómo gestionar costos y gastos?

El foco de la gestión de costo y gasto debe ir orientado a la optimización financiera. No se trata de reducir gastos arbitrariamente o de invertir deliberadamente en más mercancía; sino que un estudio detallado de ambas caras permitirá encontrar los puntos de optimización.

Puede ser que se determine un modelo más eficiente que permita reducir el monto de las facturas de los servicios sin afectar el flujo de trabajo. Así como también se puede hallar la manera de invertir en mejores materiales para mayor rendimiento de la producción.

Te interesará  Análisis horizontal y vertical en los negocios

Todo depende del tipo de procesos que tengas en la organización y la capacidad analítica para evaluar el comportamiento de tu estructura financiera en conjunto con las variables que la afectan.