Las marcas del mundo de la moda y las celebridades necesitan darse a conocer, mantener una buena reputación e integridad ante la sociedad. En sí, lo que necesitan es un relacionista público de la moda –Fashion Public Relations–

Un relacionista público es aquella persona –también existen agencias– que elabora las estrategias que harán que el ciclo de vida de la celebridad se extienda, manteniendo una buena reputación ante sus fanáticos, patrocinadores y medios de comunicación.

Un fashion marketeer puede realizar actividades de un fashion public relations, ya que parte de sus responsabilidades con la marca o celebridad son: diseñar el plan de marketing estratégico, elaborar estudios e investigación de mercados, y realizar el estudio del ciclo de la vida, por mencionar algunas.

Las estrategias de un FPR con un producto de la moda se evocan a recordar a los clientes de la marca a través de publicidad y fortaleciendo la credibilidad de la marca hacia la mencionada industria.

“Un FPR debe tener conocimientos de oratoria, marketing, ventas, publicidad, manejo de conflictos, estadística y análisis de riesgo financiero”. Luis E. Vielma.

Una de las funciones del FPR es el conseguir patrocinadores (también conocido como sponsorships/endorsements) para la celebridad –Celebrity Endorsement– que implica la firma de una compañía con respecto a una celebridad para representar a esta última en una campaña de publicidad. El ejemplo más reciente de Celebrity Endorsement ha sido en la reciente entrega de los premios de la academia –Los Oscars– en donde la actriz Jennifer Lawrence representa a la marca de lujo Dior. El cual el acuerdo comprende que la galardonada interprete debe vestir diseños de la marca en cada alfombra roja por lo que resta del 2016.

En conclusión, un FPR se encarga de realizar las estrategias de promoción y comercialización de los mismos en los medios –y la relación con estos–y en el dominio público a través de los medios de comunicación convencionales y digitales.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!