Posicionar un producto o servicio en el mercado implica la comprensión de una serie de variables complejas de manejar. Existen millones de proyectos que se inician diariamente en el mundo, pero tristemente la mayoría ni siquiera logra avanzar a una segunda etapa de crecimiento.

Por esta situación, los expertos en marketing y posicionamiento de marcas dedican cada vez más esfuerzos para entender cómo funcionan estas variables; entre ellas, el manejo de los precios del mercado.

No es un hecho absoluto, pero sin duda, a medida que tu empresa pueda manejar estrategias de precios oportunas, logrará abrirse camino en el mercado. Según los objetivos de la organización, podrás entrar en nuevo territorio, ampliar tu cuota e incluso vender mucho más en el mismo lugar.

En ese sentido, hoy quiero presentarte cuáles son las estrategias que te ayudarán a sacarle mayor beneficio a los precios psicológicos.

Estrategias Low cost

Una de las estrategias de penetración y de fidelización es construir campañas para un determinado producto con un precio inferior al de tus competidores. Si en el mensaje a comunicar, garantizas que darás a conocer que puedes cubrir las mismas necesidades, con igual o mayor eficiencia, un precio bajo te dará ventaja.

Otra alternativa de precios bajos, es ofrecer paquetes de productos que en conjunto tengan un precio inferior al de las compras individuales. De esa manera, los clientes pueden percibir un mayor beneficio y además cuentan con una compra de mayor volumen con menos dinero.

Lo que debes tener en cuenta, es que aun cuando se trata de bajar el precio, nunca debe ser inferior al costo de producción; además debes evitar ser exagerado en los descuentos, pues, cuando la diferencia de precios es muy grande, el cliente percibe que el de menor precio es de menor calidad. Y eso es contraproducente.

Te interesará  ¿Qué es la lealtad de marca o brand loyalty?

Estrategias Premium

En este grupo se considera lo contrario al fin anterior. Según los intereses de la marca, pueden presentarse en el mercado con un precio alto; con el fin de dar la sensación de ser un producto exclusivo.

Y si es al mismo tiempo, novedoso, puede que en las primeras etapas (exitosas), se recoja toda la inversión de investigación y desarrollo. Posteriormente, lo que resta es mantener para percibir las ganancias.

Una vez establecidos, estos se pueden mantener inamovibles, o manifestar un decrecimiento gradual con el paso del tiempo. Esta última, es una práctica común en el sector automotriz y el tecnológico.

Personalización de estrategias

Aunque existan diversas estrategias de precios a nivel general, la más efectiva será la diseñada exclusivamente para tu empresa. Los marcos que debes considerar son los dos panoramas anteriormente descritos.

A través de una adaptación de tus objetivos dentro de esos marcos, podrás establecer las temporadas comerciales de tu marca. En qué productos contar con precios de penetración (Low cost), y en qué productos ser Premium.

Ahora bien, si tu propuesta es de un único producto, no es recomendable que tu precio varíe con demasiada volatilidad. Podrías iniciar con una estrategia y luego estabilizar; quizás realizar ofertas especiales en determinada ocasión, pero si el producto se mantiene igual (en características), hay que ser delicados al momento de decidir el precio estándar.