Definir los tipos de preguntas para una encuesta puede ser muy laborioso; sobre todo si no se sabe exactamente por donde comenzar.

Tal vez te hayas encontrado una variedad de cuestionarios que al parecer no tenían un sentido aparente; y además con una escueta elocuencia entre las preguntas. O contrario a ello, seas tú el encuestador, pero sientes que no logras captar realmente las opiniones que necesitas para tu investigación.

En el primer caso, no hay mucho que puedas hacer, excepto salir de allí. Pero si eres el encuestador, permíteme orientarte para que desarrolles tus propios cuestionarios con las mejores preguntas según la ocasión.

¿Qué debo saber antes de elaborar mis preguntas?

En primer lugar, debes considerar que en un cuestionario no debes vaciar cualquier interrogante que surja en tu mente. Es cierto que todas  las inquietudes tienen un grado de relevancia, pero antes de plasmarlas en el cuestionario, es fundamental estructurarlas.

Para ello, te sugiero armar borradores y apuntar cuáles son los aspectos más importantes que necesitas estudiar; de qué manera puede formularse una pregunta para que transmita la intención correcta; qué tipos de preguntas para una encuesta puede ser más efectivo en tu caso particular.

Te interesará  La analítica de datos para la toma de decisiones

En el primer borrador, no importa qué tan desordenada esté la información, la intención es vaciar las ideas de tu cabeza para darles forma. En ese sentido, lo que sigue es comenzar a evaluar qué elementos pueden ser eliminados y cuáles se pueden optimizar; dándole determinada connotación a la pregunta para obtener respuestas específicas y relevantes.

Por ejemplo, no es igual preguntar

En la primera, tenemos una pregunta cuya respuesta puede ser demasiado general; mientras que en la segunda, la estructura de la pregunta lleva a respuestas más específicas. Por supuesto, esto nos arrastra a evaluar los tipos de preguntas necesarios en tu encuesta.

Tipos de preguntas para una encuesta

Todas las preguntas se pueden categorizar según los siguientes parámetros:

Preguntas abiertas

Son aquellas cuya respuesta no es para nada específica. Permite que el encuestado plantee su punto de vista de manera amplia y personalizada.

Preguntas cerradas

Nos llevan a respuestas más específicas. Su estructura no permite que exista una interpretación extensa para dar respuesta. Por lo general, pueden ser:

  • Dicotómicas (como las preguntas Sí/No)
  • Politómicas (de varias opciones predeterminadas de respuesta)
  • Selección múltiple (permite al encuestado expresar su punto de vista, apoyado en diversas opciones de respuesta)
Te interesará  Facebook anuncia un formato de encuestas con gifs

Ninguna de ellas es más importante que las demás; cada una tiene su aplicación según la ocasión.

Preguntas según su función

En este caso, puedes encontrar una manera de clasificar tus preguntas en pro del rol que cumplen en la encuesta, pudiendo ser:

  • Introducción
  • Filtros
  • Confirmación

Ahora bien, la mejor manera de crear una encuesta es establecer un equilibrio entre el tipo de preguntas que la constituyen. Un exceso de preguntas abiertas hace que el encuestado rechace la oportunidad de compartir sus opiniones.

Mientras que un cuestionario 100% dicotómico o con demasiadas preguntas de confirmación, puede ser demasiado monótono para el encuestado. Como consecuencia, los resultados estarían influenciados por la predisposición del encuestado.