Cuando existe un caudal enorme de información que debemos procesar, debemos apoyarnos en herramientas como las fichas de trabajo. Gracias a estas, podemos compilar y ordenar la información de manera que podamos asimilarla y trabajar más cómodamente con ella.

Este tipo de herramientas son de gran utilidad en áreas que requieren investigación. Por ejemplo, asuntos estudiantiles, investigativos, de campo, corporativos, otros. Así que hoy conversaremos sobre lo que son, qué elementos tiene y cuáles son los tipos de fichas que puedes emplear.

¿Qué son las fichas de trabajo?

Las fichas de trabajo son herramientas visuales que permiten registrar información de manera ordenada y sintetizada. Pueden desarrollarse de manera impresa en pequeñas cartulinas o incluso desarrollarse de manera virtual en formato de notas.

Ahora bien, como herramienta profesional, esta se caracteriza por tener un formato específico que nos permite comprimir grandes cantidades de información y reflejarlo solo en pequeños párrafos u oraciones.

Gracias a esto, con ayuda de las fichas, puedes recordar puntos importantes en una junta de negocio, una ponencia, o incluso durante una investigación de alto impacto.

¿Qué elementos tiene una ficha de trabajo profesional?

Entendiendo de qué se tratan estas tarjetas de información, es necesario avanzar hacia el descubrimiento de los elementos que la conforman. Así que ahora permíteme mostrarte todo lo que deben llevar las fichas de trabajo.

  • Autor y fecha de publicación
  • Título
  • Cuerpo o contenido
  • Datos adicionales o complementarios

Cuando estos cuatro elementos están bien desarrollados, la ficha de trabajo cumple su función principal: resumir, resaltar, presentar información. Esto hace que sea mucho más simple avanzar en nuestra curva de aprendizaje con respecto a cualquier tema.

Te interesará  4 herramientas de seguridad necesarias para cualquier especialista de marketing, y cuándo usarlas

Tipos de ficha de trabajo de acuerdo al propósito de uso

¡Interesante! ¿No?

Con una cartulina pequeña podemos hacer fichas que nos permitan ser mejores mientras aprendemos a dominar ciertos temas. Solo imagina lo fácil que sería el tratamiento de información si te dedicaras a utilizar al máximo esta herramienta.

Cabe destacar que no se trata solo de hacer un resumen, o resaltar algo particular de una investigación. Existen distintos tipos de fichas de trabajo que varían de acuerdo al propósito de uso, así que ¿por qué no ver cuáles existen?

  • Resumen
  • Paráfrasis
  • Síntesis
  • Mixta
  • Observación
  • Análisis

Evidentemente, cada uno de estos tipos se basa en un principio simple pero poderoso: segmenta, separa, concreta información. De esta manera, cada tarjeta o ficha se construye con el propósito de abordar un punto específico, lo que nos permite entender cómo funciona mejor nuestro trabajo y como consecuencia, obtenemos mayor fluidez con el manejo de la información.

Ciertamente, es dentro del área corporativa y académica que las fichas de este estilo se usan con frecuencia. No obstante, una vez que aprendes a realizar una ficha de trabajo de manera profesional, es probable que comiences a utilizarlas en casi cualquier área de tu día a día.

No es necesario intentar pasar horas tratando de ordenar y procesar información completa, con las fichas de trabajo estarás un paso adelante y todo será mucho más sencillo.